Vladímir Putin, este jueves en la región de Riazán. / REUTERS

Putin supervisa la instrucción de los nuevos reclutas

El jefe del Kremlin inspecciona el entrenamiento de los movilizados en un polígono militar de la región de Riazán

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal. Moscú

Tras decretar el miércoles la ley marcial en los territorios ucranianos anexionados el mes pasado de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, el presidente ruso, Vladímir Putin, se trasladó este jueves al campo de entrenamiento del Distrito Militar Oeste de Rusia, situado en la región rusa de Riazán, al sureste de Moscú, para verificar cómo discurre el adiestramiento de los movilizados antes de ser enviados a luchar en Ucrania.

Putin, según la agencia rusa Interfax, escuchó el informe del ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, detallando los pormenores del entrenamiento de combate para ciudadanos movilizados en diversas especialidades militares y los problemas de coordinación a los que deben hacer frente las unidades del Ejército.

Después, según imágenes difundidas por los canales de televisión rusos, el máximo dirigente ruso inspeccionó el desarrollo de los «ejercicios prácticos en entrenamiento táctico, de fuego, de ingeniería y de auxilios médicos». A Putin le fue mostrado en particular la instrucción de paracaidistas, la preparación para hacer frente a un enemigo simulado en combate cuerpo a cuerpo y ataques contra vehículos blindados.

Asistió también a ejercicios de tiro con distintas armas, conversó con los militares que realizaban el entrenamiento para afinar la puntería y él mismo tomó un rifle, se puso un casco, se tendió en el suelo y disparó varios tiros contra un objetivo. Es la primera vez que el jefe del Estado visita a los movilizados.

Putin decretó la «movilización parcial» de reservistas el pasado 21 de diciembre, que según Shoigu, prevé movilizar a 300.000 personas. Después, el pasado 14 de octubre, anunció durante una rueda de prensa ofrecida en Astaná (Kazajistán) que «dentro de las próximas dos semanas, se completarán todas las actividades de movilización».

Precisó que «ya se han movilizado 222.000 personas». Lo cierto es que el reclutamiento forzoso de supuestos reservistas, ya que se han denunciado casos de personas enviadas al frente que nunca combatieron y carecen de experiencia militar, ha provocado un éxodo masivo de rusos al extranjero.

Hace una semana el jefe del Kremlin aseguró que «33.000 movilizados están ya en las unidades y 16.000 se encuentran realizando misiones de combate». Señaló que «el entrenamiento inicial de los movilizados toma de 5 a 10 días y luego de 5 a 15 días en los cuarteles de destino».