Borrar
Urgente Alcaraz gana el primer set a Djokovic
Los bomberos combaten un incendio en Grecia. Europa Press
Pueblos amenazados, coches como hornos y panaderos bañados en hielo; el calor y los incendios golpean Grecia y Turquía

Pueblos amenazados, coches como hornos y panaderos bañados en hielo; el calor y los incendios golpean Grecia y Turquía

Al menos once personas han muerto ya en la oleada de fuegos que azota el Mediterráneo mientras cien millones de estadounidenses se encuentran en alerta por temperaturas extremas

T. Nieva

Domingo, 23 de junio 2024, 13:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cientos de bomberos luchan este domingo contra los incendios que azotan Turquía y Grecia. Se contabilizan al menos entre 11 y 18 fallecidos en el antiguo territorio otomano en una ola de siniestros que recuerda a la ola de fuego que azotó el país justo el pasado agosto. Mientras, en Grecia, al menos tres poblaciones han sido evacuadas y se han registrado cerca de ochenta focos diferentes de incndios.

Las autoridades helenas sospechan que la mayoría de los casos son provocados. El pasado año ya tuvieron una horrible experiencia, con 350 siniestros que arrasaron prácticamente las islas. Muchos de ellos no fueron naturales, pese a que las elevadas temperaturas y las tormentas de calor ayudaron a ampliar la catástrofe. De momento, la Policía ha detenido a los trece navegantes de un yate que han ocasionado un incendio en la isla de Hidra tras el lanzamiento de fuegos artificiales. Los restos incandescentes cayeron sobre un pinar donde las llamas prendieron de inmediato.

Los tripulantes y sus pasajeros, un grupo de turistas kazajos, intentaron apagarlo. Al no conseguirlo, llamaron a los bomberos y abandonaron rápidamente la zona, pero más tarde fueron interceptados por las autoridades. Los detenidos pasarán este fin de semana a disposición fiscal. Se enfrentan a penas de veinte años de prisión.

Las llamas consumen unas edificaciones en una localidad turca. EFE

Tanto en Grecia como en Turquía los servicios de extinción y meteorológicos han mostrado su alarma por lo temprano de los incendios, que suelen hacer acto de presencia en lo más álgido del verano. Sin embargo, las temperaturas sobrepasan ya los 35 grados centígrados en numerosos puntos.

De hecho, la Dirección de Meteorolgía turca ha advertido este domingo que la temperatura del viento es entre 6 y 10 grados más alta de lo que debería ser en esta época del año. Predice además una espiral de factores que podría agravar el estado de los incendios al menos hasta el miércoles, cuando confían en un cambio de las condiciones. Habrá ráfagas de viento superiores a 60 kilómetros por hora en las costas de Mármara y del norte del mar Egeo, tormentas eléctricas y episodios de calor extremo en Anatolia central, el Mediterráneo y Tracia. «En definitiva, se espera una situación muy propicia para que se sucedan los incendios», subrayan fuentes del departamento.

La situación se ha vueto tan grave en algunas zonas que, por ejemplo, en la región de Adana hay panaderos que hornean el pan rodeados de cubos con hielo y sujetos a baños fríos para mitigar temperaturas de hasta 80 y 90 grados en sus talleres, mientras numerosos conductores han renunciado a utilizar sus coches, que se amontonan en los aparcamientos , porque el interior registra temperaturas de entre 50 y 60 grados centígrados.

Sin embargo, la situación en otros lugares resulta más dramática. En la localidad de Denizli, los servicios de emergencia, junto con voluntarios y los propios vecinos del pueblo, tratan este domingo de impedir que un incendio forestal arrase con todo el casco urbano después de haber llegado hasta las casas de la periferia. España ha enviado tres helicópteros para colaborar con las fuerzas turcas en la extinción de los fuegos.

En la región griega de Arcadia, al sur del país, también hay municipios bajo amenaza. Las autoridades han evacuado Apiditsa, Xrusa y Xoremi ante el riesgo de que sean engullidos por las llamas. En Acaya, cerca de 30.000 hectáreas de bosques y cultivos han quedado reducidos a cenizas en doce horas. Los bomberos han dado la alerta por las adversas condiciones meteorológicas que han geerado frentes de fuego que avanzan a la insólita velocidad d dieciséis kilómetros por hora.

Una singular fuente en Chicago permite refrescarse a los ciudadanos. AFP

Mientras los incendios se suceden en Europa, cien millones de personas se encuentran bajo una alerta de calor extremo en Estados Unidos. Las temperaturas son abrasdoras en el Atlántico Medio y en la franja urbana de la costa este, entre Nueva York yWashington. Los termómetros rondan los 38 grados ded hace más de una semana de manera ininterrumpida prácticamente y en Virgina y Baltimore se han superado ya todos los registros desde 1988, Las autoridades han cerrado además varios parques nacionales para evitar riesgos. El año pasado cientos de turistas fallecieron o sufrieron graves problemas de salud por arriesgarse a practicar senderismo dentro de estos espacios bajo el sol. Ahora mismo, los centos médicos de Nueva Inglaterra atienden una media diaria de 833 emergencias por cada 100.000 visitas debido al calor, lo que supone la tasa más alta detectada en Estados Unidos.

Y mientras el calor abrasa gran parte del país, otra se encuentra bajo la amenaza de las inundaciones. En el Estado de Dakota se esperan graver riadas entre este lunes y martes, de manera que miles de ciudadanos han sido evacuados de granjas y poblaciones rurales junto con su ganado. México se ha preparado también para los efectos del ciclón tropical Beryl, que azotará 25 Estados, con especial intensidad en la Península de Yucatán, Tamaulipas y Veracruz. El fenómeno golpea la costas del país cuando aún no se ha recuperado de la tormenta Alberto, que ha dejado cuatro muertos y enormes daños materiales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios