Francois Fillon. / REUTERS

Un año de prisión para el ex primer ministro francés François Fillon por el «Penelopegate»

El escándalo político estalló en plena campaña de las elecciones presidenciales de 2017, lo que dio al traste con las ambiciones presidenciales del político conservador

BEATRIZ JUEZ París

La justicia francesa condenó este lunes en apelación a un año de prisión firme al exprimer ministro francés François Fillon por el empleo ficticio de su esposa, Penelope Fillon, como asistenta parlamentaria, cuando él era diputado de la Asamblea Nacional. El escándalo político estalló en plena campaña de las elecciones presidenciales de 2017. El «Penelopegate» dio al traste con las ambiciones presidenciales del político conservador.

Fillon, de 68 años, ha sido condenado por el Tribunal de Apelaciones a cuatro años de prisión, uno de ellos de obligado cumplimiento. El exprimer ministro galo también fue condenado a diez años de inhabilitación y a pagar una multa de 375.000 euros.

Su mujer, Penelope Fillon, de 66 años, fue condenada este lunes a dos años de cárcel exentos de cumplimiento y 375.000 euros de multa, y Marc Joulaud, sustituto de Fillon como diputado, a tres años de prisión condicional.

El semanario Le Canard Enchaîné reveló en enero de 2017 que Penelope Fillon cobró, entre 1998 y 2013, un total de 612.000 euros netos por un puesto de asistente parlamentaria de su marido y posteriormente de su sustituto, pese a que nunca realizó ese trabajo.

El «Penelopegate» supuso el fin de la larga carrera política de Fillon, que fue diputado, cinco veces ministro y, entre 2007 y 2012, primer ministro de Nicolas Sarkozy.

Aunque el político conservador partía como favorito en las encuestas de intención de voto, no logró clasificarse para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2017. Emmanuel Macron acabó ganando esos comicios.

Fillon, que desde entonces está retirado de la vida política francesa, dimitió en febrero pasado de sus puestos en los consejos de administración de dos empresas rusas: la petroquímica Sibur y Zarubezhneft de hidrocarburos. Tomo esta decisión tras la invasión rusa de Ucrania.