Vladímir Makéi. / EFE

Muere de forma repentina el ministro de Exteriores bielorruso

El Kremlin se encuentra «conmocionado» por el fallecimiento de Vladímir Makéi, un hombre cercano al mandatario Alexander Lukashenko

DIANA MARTÍNEZ

El ministro de Exteriores de Bielorrusia, Vladímir Makéi, murió este sábado de forma «repentina» a los 64 años, informó el portavoz de la cartera, Anatoly Glaz, quien no añadió más detalles al respecto, según recoge la agencia de noticias BelTA. Su último servicio conocido fue viajar a Ereván, capital armenia, para participar en una cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) liderada por Moscú. El próximo lunes debía reunirse con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en Minsk.

Considerado como un hombre cercano a su mandatario, Alexander Lukashenko, se desempeñó entre 2000 y 2008 como jefe de la Administración Presidencial. De hecho, Makéi también era considerado un posible sucesor de Lukashenko, quien ha gobernado con mano de hierro desde 1994.

Rol en Defensa

Hasta 1993 trabajó en los órganos internos del Ministerio de Defensa para, más tarde, desempeñar el rol de consejero en la Embajada bielorrusa en Francia y representante de su país ante el Consejo de Europa.

La primera reacción llegó de su principal aliado, el Kremlin. «Estamos conmocionados por los informes sobre el fallecimiento del ministro de Exteriores de Bielorrusia», expresó la portavoz de Exteriores rusa, María Zajarova. Su Embajada recordó «la gran contribución» de Makéi «al fortalecimiento de las relaciones ruso-bielorrusas, y a la construcción y el desarrollo progresivo del Estado de la Unión», en referencia a la alianza forjada entre ambos países.