El presidente francés, Emmanuel Macron. / afp

Macron y Borne reclaman «paciencia» para formar un Gobierno con los «mejores talentos»

El principal encargo del presidente a la primera ministra Borne es movilizar al partido y a sus aliados para ganar las legislativas de junio

BEATRIZ JUEZ París

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la nueva primera ministra, Élisabeth Borne, pidieron este jueves un poco de paciencia a los periodistas, deseosos de saber quién formará parte del nuevo Ejecutivo. «El trabajo continúa de forma seria. Pero no es una cosa ligera. Requiere tiempo y debates a fondo. Pues se trata del Gobierno de Francia», dijo Macron, que este jueves recibió a la presidenta de Moldavia, Maia Sandu, en el Palacio del Elíseo. «Nos tomamos el tiempo necesario» para constituir el nuevo equipo, pues «queremos (tener) el mejor con los mejores talentos», explicó Borne en su primer desplazamiento en el cargo en Les Mureaux, noroeste de París.

El secretario general del Palacio del Elíseo, Alexis Kohler, será el encargado de anunciar en las próximas horas o días la lista de ministros, que son nombrados, según la Constitución, por el presidente a propuesta de la primera ministra. Tras la formación del nuevo equipo gubernamental, una de las primeras misiones que tendrá Borne será la de movilizar al partido de Macron y a sus aliados para ganar las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio. Su objetivo: lograr una mayoría lo más amplia posible en la Asamblea Nacional para llevar a cabo el programa «claro y ambicioso» anunciado por el presidente para su segundo mandato.

A pesar de haber sido nombrada primera ministra, Borne se presenta como candidata a las legislativas de junio. Luchará por un escaño en la circunscripción de Calvados. Será la primera vez que se presente a unos comicios. Hasta ahora había desarrollado su carrera profesional en la administración pública, los gabinetes de ministerios y las grandes empresas públicas. Se espera que salga elegida diputada, ya que es una circunscripción que vota Macron. Si pierde, sus días en Matignon podrían estar contados.

Macron y Borne, que han estado discutiendo esta semana la composición del nuevo Gobierno, se conocen bien. Borne, segunda mujer en ocupar el puesto de primer ministro en la historia de Francia, ha sido tres veces ministra en el primer mandato de Macron: de Transportes, de Transición Ecológica y desde julio de 2020 estaba al frente de Trabajo.

Aurélien Rousseau, ex director general de la Agencia Regional de Salud de Île de France (región parisina), ha sido nombrado director de gabinete en Matignon. Rousseau, de 45 años, fue director adjunto en los gabinetes de los primeros ministros socialistas Manuel Valls y Bernard Cazeneuve. Él y Borne se conocieron cuando ambos trabajaban en el Ayuntamiento de París.

Lucha contra la inflación

La formación del nuevo Gobierno y las legislativas de junio no son los únicos desafíos a los que se enfrentará Borne nada más estrenar su puesto. Antes incluso de que se sentara en su nuevo despacho en Matignon, Macron ya le ha puesto deberes. «Ecología, sanidad, educación, pleno empleo, renacimiento democrático, Europa y seguridad», serán los temas prioritarios de su segundo mandato.

Borne y su Ejecutivo deberán también abordar la cuestión de la pérdida de poder adquisitivo –preocupación número uno de los ciudadanos– y luchar contra la inflación. Se espera que el nuevo Gobierno mantenga hasta final de año el llamado «escudo de tarifas» de la energía, que ha bloqueado el incremento de los precios de electricidad y de gas.

La primera ministra deberá lidiar con la explosiva reforma de las pensiones, aparcada por Macron en su primer mandato por la crisis sanitaria. El presidente quiere retrasar la edad de jubilación de los 62 a los 65 años de forma progresiva. Cuando el Ejecutivo galo lo intentó en 2020, tuvo que enfrentarse a una oleada masiva de protestas contra «la madre de todas las reformas».

La ecología será también una de las prioridades de la nueva primera ministra. «Debemos actuar más rápido y con más fuerza» ante «el desafío climático y ecológico», dijo durante el traspaso de poderes con Jean Castex, su antecesor en el puesto. Borne conoce bien el dossier porque fue ministra de Transición Ecológica y antes directora de gabinete de Ségolène Royal en el Ministerio de Ecología.