Macron prepara el cambio de Gobierno tras una intensa agenda internacional

Al menos cuatro miembros del Ejecutivo se marcharán, aunque podría haber más cambios

BEATRIZ JUEZ París

De regreso al Palacio del Elíseo, tras una intensa agenda internacional estas dos últimas semanas, el presidente francés Emmanuel Macron prepara, junto a la primera ministra Élisabeth Borne, el cambio de Gobierno. Es necesario hacerlo después de que su partido perdiera la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas de junio.

Macron ha prometido «un Gobierno de acción». Se espera que se anuncien los nombres de los nuevos ministros antes del miércoles, día en el que Élisabeth Borne hará su declaración de política general ante la Asamblea Nacional. El último cambio de Gobierno tuvo lugar el pasado 20 de mayo, tras las elecciones presidenciales de abril. De momento, no está previsto que la primera ministra se someta el miércoles a un voto de confianza de los diputados. La unión de partidos de izquierdas (Nupes) pide que lo haga, pero Borne no está obligada a ello.

La Francia Insumisa (el Podemos francés) ya anunció que, de todas formas, presentará el miércoles una moción de censura contra Borne, aunque es poco probable que logren hacer caer a la primera ministra por falta de apoyos. Una remodelación del Ejecutivo es necesaria tras las elecciones legislativas. Al menos cuatro miembros del actual Gobierno se marcharán, aunque podría haber más cambios.

Las ministras Amélie de Montchalin (Transición Ecológica) y Brigitte Bourguignon (Sanidad) y la secretaria de Estado del Mar, Justine Bénin deben dimitir al no lograr un escaño en la Asamblea Nacional. Es decir, no cuentan con el respaldo de las urnas. Además, deberán encontrar un remplazo para la ministra de Ultramar, Yaël Braun-Pivet, que ha sido elegida presidenta de la Asamblea Nacional, la primera mujer en acceder a este cargo.

Podrían también salir del Gobierno Damien Abad, ministro de Solidaridad, y Chrysoula Zacharopoulou, secretaria de Estado de Desarrollo. La fiscalía de París ha abierto una investigación contra Abad por intento de violación tras la denuncia de una mujer. Y Zacharopoulou, ginecóloga de profesión, también ha sido acusada de violación por dos mujeres y por una tercera de «violencias ginecológicas» por hechos presuntamente ocurridos hace años en su consulta médica.

Fin a su presidencia en el Consejo de la UE

Macron vuelve a centrarse en la política nacional y los problemas del país, tras un semestre con una agenda internacional muy cargada: desde la presidencia francesa de turno del Consejo de la Unión Europea a la guerra de Ucrania, pasando por la cumbre de la OTAN en Madrid y la reunión del G7 en Alemania.

El mandatario, que fue reelegido presidente en abril tras derrotar a Marine Le Pen en las urnas, apenas estuvo implicado en las campañas electorales para las elecciones presidenciales y legislativas. Estuvo más volcado en la presidencia rotatoria de la UE y en la guerra de Ucrania.

Francia asumió el 1 de enero las riendas de la UE para dar el relevo el 1 de julio a la República Checa. «La Europa de junio de 2022 es muy diferente de la de enero de 2022», dijo Macron el 24 de junio en Bruselas.

La agresión unilateral de Rusia a Ucrania alteró la agenda europea de Macron. El presidente francés logró que los europeos se solidarizaran con Kiev y adoptaran sanciones contra Moscú. Enviaron material militar a Ucrania y acogieron a los refugiados ucranianos en sus países con los brazos abiertos.

En la cumbre de Versalles, celebrada el 10 y 11 de mayo, los líderes de la UE acordaron, entre otras cosas, reforzar sus capacidades de defensa y salir de su dependencia de las importaciones de gas, petróleo y carbón rusos.

Los socios europeos respaldaron la propuesta francesa sobre la reforma del espacio Schengen. Se creó así el Consejo Schengen siguiendo el modelo del Eurogrupo, el órgano informal en el que los ministros de la zona del euro debaten de forma regular cuestiones vinculadas a la moneda única. El objetivo de este «pilotaje político» de Schengen es garantizar a la vez la libre circulación de personas en toda seguridad y proteger las fronteras exteriores de la Unión Europea.

Los 27 también aprobaron, bajo presidencia francesa, el paquete clima para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero comunitarias en al menos un 55% en 2030; la ley de Mercados Digitales, que resta poder a los gigantes tecnológicos; y acordaron un salario mínimo europeo.

La presidencia de francesa, sin embargo, fracasó a la hora de lograr la establecer a nivel europeo un impuesto mínimo del 15% sobre los beneficios de las multinacionales, que era una de sus prioridades para este primer semestre. París chocó con el bloqueo primero de Polonia y luego de Hungría.