Marine Le Pen entra en su vehículo tras realizar una rueda de prensa en Vernon, Normandía. / EFE

Le Pen suaviza su discurso y aboga por seguir en la UE, pero con otras reglas

La ultraderechista cree que cada socio debe tener más autonomía respecto a las normas de Bruselas en un mensaje que busca recabar votos entre los seguidores de Melinchón y los 'chalecos amarillos'

BEATRIZ JUEZ Corresponsal. París

Marine Le Pen, candidata de extrema derecha a las elecciones presidenciales francesas, aseguró este martes que no quiere salir de la Unión Europea, aunque sí pretende cambiar las reglas del club comunitario porque considera que su funcionamiento es «antidemocrático» y va en contra el interés de los pueblos y sus economías. «No, no tengo un proyecto oculto: todo lo que deseo hacer, lo digo», afirmó la líder de Reagrupación Nacional, que el próximo día 24 se enfrentará con el presidente saliente, Emmanuel Macron, en la segunda vuelta.

«Una gran mayoría no quiere una Unión Europea tal y como existe hoy en día, totalmente antidemocrática, que avanza mediante la amenaza y el chantaje, y que lleva a cabo políticas que van en contra el interés del pueblo y de nuestras economías», explicó este martes Le Pen en una entrevista concedida a France Inter. En la radio pública criticó, por ejemplo, que la UE siga manteniendo la estrategia 'De la granja al tenedor', que prevé un descenso de la producción agrícola a las puertas de una crisis alimentaria y migratoria como consecuencia de la guerra de Ucrania.

La ultraderechista se mostró a favor de realizar «colaboraciones» entre los Estados miembro, como se ha hecho en el pasado, por ejemplo, con los proyectos Airbus o Arianespace. Le Pen consideró que Bruselas no puede imponer sus decisiones a los socios «contra la voluntad de los pueblos».

SUS PROPUESTAS:

  • Mandato presidencial. Siete años, sin posibilidad de repetir para evitar que el presidente esté «en campaña permanente».

  • Cambio constitucional para instaurar el referéndum de iniciativa ciudadana.

  • Sistema electoral. Introducción de la proporcionalidad, siguiendo el ejemplo de otros países europeos como España.

En las presidenciales de 2017 Le Pen defendía la salida de la Unión Europea «para devolver a Francia su soberanía nacional». También abogaba entonces por abandonar el 'espacio Schengen' de libre circulación de personas, y por salir del euro y volver a la moneda nacional, el franco. Pero, en estos comicios, consciente de lo impopular que son estas propuestas entre la mayoría de los franceses, para ella ya no son una prioridad.

La candidata de Reagrupación Nacional explicó asimismo este martes, en un rueda de prensa vespertina, que si el día 24 es elegida realizará una serie de reformas. Por ejemplo, quiere restablecer el mandato presidencial de siete años y que éste sea no renovable para evitar que el jefe de Estado esté «en campaña permanente». Tras la reforma de 2000, el cargo se prolonga durante cinco años, renovable una sola vez de forma consecutiva.

La incógnita del primer ministro

Le Pen es consciente de que si quiere ganar necesita ampliar su electorado, por eso hizo este martes guiños a 'los chalecos amarillos', el movimiento popular que puso en jaque con sus protestas la presidencia de Macron, y a los votantes del candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon.

La candidata abogó por cambiar la Constitución e instaurar el referéndum de iniciativa ciudadana. También quiere cambiar el sistema electoral para introducir la proporcionalidad, siguiendo el ejemplo de otros países europeos, entre los que citó a España. Estas dos propuestas también son defendidas por Mélenchon y los 'chalecos amarillos'.

Le Pen no quiso adelantar quién será su primer ministro si es presidenta. Pero dejo claro que ni su sobrina, Marion Maréchal, ni el candidato ultra Éric Zemmour formarían parte de ese hipotético Gobierno. Maréchal, musa de la extrema derecha más tradicionalista, traicionó a su tía y se unió a la campaña de Zemmour en la primera vuelta. Zemmour obtuvo un 7,07% de votos, frente al 23,15% de Le Pen.

Sarkozy y Jospin votaran por Macron en la segunda vuelta

Apoyos desde la derecha y la izquierda para Emmanuel Macron, que se presenta a la reelección tras cinco años en el Palacio del Elíseo. El expresidente conservador Nicolas Sarkozy y el ex primer ministro socialista Lionel Jospin anunciaron este martes que votarán por Macron en la segunda vuelta.

«Votaré por Macron porque creo que tiene la experiencia necesaria ante una grave crisis internacional, más compleja que nunca, porque su proyecto económico pone el valor del trabajo en el centro de todas sus prioridades, porque su compromiso europeo es claro y sin ambigüedad», anunció Sarkozy, que pese a sus problemas con la justicia sigue siendo una figura influyente en la derecha francesa.

El exmandatario no apoyó públicamente a Valérie Pécresse, candidata de su partido a los comicios. Pécresse logró sólo un 4,78% de votos en la primera vuelta y fue eliminada.

Temas

Francia