Las Brigadas Rojas fue el grupo terrorista más sangriento de Italia del último cuarto del siglo pasado. / e. c.

La Justicia francesa rechaza la extradición a Italia de exmiembros de las Brigadas Rojas

Diez antiguos militantes de grupos radicales de extrema izquierda condenados por terrorismo viven refugiados en territorio galo desde los años ochenta

BEATRIZ JUEZ PARÍS

El Tribunal de Apelación de París se ha pronunciado en contra de la extradición a Italia de diez exmiembros de grupos radicales de extrema izquierda italianos, refugiados en Francia desde hace décadas y reclamados por Roma por su implicación en atentados terroristas cometidos en los llamados 'años de plomo'.

A la hora de justificar su dictamen desfavorable, la sala de instrucción se apoyó en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, en concreto, en los artículos 8 (derecho al respeto de la vida privada y familiar) y 6 (derecho a un proceso equitativo).

«Estoy muy contento por mi cliente. Tenía miedo de terminar sus días en prisión», ha dicho en declaraciones a la prensa Jean-Louis Chalanset, abogado de Enzo Calvitti, antiguo integrante de las Brigadas Rojas.

Los diez terroristas-ocho hombres y dos mujeres con edades entre 61 y 78 años- han rehecho sus vidas en Francia . Seis de ellos pertenecieron en su juventud a las Brigadas Rojas (en italiano Brigate Rosse) y cuatro a otros grupos radicales de izquierda transalpinos.

Todos ellos son reclamados por la Justicia de Roma para que cumplan condenas por terrorismo al estar probada su implicación en atentados en Italia en las décadas de los setenta y los ochenta.

Hasta el año pasado, se sentían protegidos por la llamada 'doctrina Mitterrand'. El expresidente socialista François Mitterrand se comprometió verbalmente en 1985 a no extraditar a Italia a antiguos terroristas de extrema izquierda, siempre que hubieran renunciado a la violencia y no hubieran cometido crímenes de sangre.

Durante 36 años Francia mantuvo la 'doctrina Mitterrand' hasta que en abril de 2021 el presidente, Emmanuel Macron, autorizó, para sorpresa general, el arresto de diez exmiembros de las Brigadas Rojas que habían sido condenados en Italia a penas entre los once años y la cadena perpetua por atentados cometidos entre 1979 y 1982.

La decisión de enterrar la 'doctrina Mitterrand' supuso un giro en la posición del Palacio del Elíseo y fue interpretada como un gesto hacia el entonces nuevo Gobierno de Mario Draghi.

Entre 1968 y1982, Italia vivió una ola de atentados reivindicados tanto por la extrema izquierda como la extrema derecha. Las Brigada Rojas era el grupo terrorista más conocido de esta última facción. Se les atribuye la autoría de cientos de asesinados, entre los que destaca el del líder democristiano y exprimer ministro italiano Aldo Moro en mayo de 1978.