Bomberos trabajan en la extinción de los fuegos en el suroeste de Francia. / AFP

La ola de calor paraliza el transporte y fuerza evacuaciones masivas en Europa

El aeropuerto londinense de Luton cancela vuelos por daños en la pista, Bélgica suspende trenes y 10.000 franceses son desalojados por incendios

IVIA UGALDE

Europa occidental se prepara para vivir este martes «un apocalipsis de calor», con temperaturas récord que se espera que alcancen los 44 grados en el suroeste de Francia y que lleguen por primera vez a los 40 grados en el Reino Unido. Los efectos del fenómeno comenzaron a notarse ya este lunes en suelo británico, donde el aeropuerto londinense de Luton tuvo que cancelar vuelos y desviar una docena de aviones al aeródromo de Stansted tras provocar la subida del mercurio daños en la pista.

El desperfecto en el aeropuerto de Luton, ubicado a unos 60 kilómetros al norte del centro de Londres, también provocó retrasos en más de 60 llegadas y salidas operadas por EasyJet, TUI, Ryanair y Wizz. Asimismo, la Real Fuerza Aérea británica se vio obligada a utilizar aeródromos alternativos a su base de Brize Norton después de que el calor derritiera la pista de Oxfordshire, según desveló el canal Sky News.

El Gobierno del Reino Unido, que ha activado el máximo nivel de alerta, el 4, ante la previsión de que este martes se viva el día más abrasador de todos los tiempos, ha instado a la población a quedarse en casa. Mientras, la red ferroviaria nacional instó a los pasajeros a no viajar a menos que sea necesario, y algunos servicios, incluida una ruta clave entre el noreste de Inglaterra y Londres, estarán parcialmente interrumpidos durante la jornada. La red de metro ha impuesto también restricciones de velocidad temporales, lo cual hará que los desplazamientos tomen más tiempo de lo habitual.

Otro de los peores escenarios de la ola de calor se observaba este lunes cerca de Burdeos, donde los dos grandes fuegos que siguen activos obligaron a evacuar a otras 10.000 personas, con lo que ya ascienden a 27.000 los habitantes que han tenido que abandonar sus hogares en el suroeste del Francia. El fuego ha quemado ya casi 15.000 hectáreas de vegetación en la prefectura de Aquitania y no se prevé una mejoría ya que este martes los termómetros volverán a registrar máximas. Ante tal situación, el Gobierno galo ha declarado la alerta roja.

François Gourand, meteorólogo de Météo France, ha definido el escenario que golpea Europa occidental como «un apocalipsis de calor» mientras rotativos como el británico 'The Sun' titulaban: «Más caliente que el Sáhara».

Fuegos en Portugal

En Portugal, unos 800 bomberos seguían trabajando este lunes en la extinción de cuatro incendios activos en el centro y el norte del país luso, que el jueves batió su récord de temperatura para un mes de julio, con 47 grados. Entretanto, Países Bajos y Bélgica decretaron el aviso naranja por el intenso calor, que llevó a la Compañía Nacional de Ferrocarriles belga SNCB a informar de la cancelación de una treintena de trenes durante los días de temperaturas más altas.

La Comisión Europea, que atribuye el fenómeno al cambio climático, ha asegurado que casi la mitad de la UE está «en riesgo» de sequía. Según el Ejecutivo comunitario, la falta prolongada de precipitaciones redundará en una caída de la producción de cereales en países como Francia, Rumanía, España, Portugal e Italia.