El programa de ahorro energético decretado por el Gobierno obligará a reducir la iluminación de los edificios públicos. / Henri Szwarc

Francia se moviliza para ahorrar energía

El plan de sobriedad confeccionado por el Gobierno pretende reducir en dos años un 10% el consumo respecto a 2019

BEATRIZ JUEZ París

Francia ha decretado una movilización general para ahorrar energía en un invierno que se anuncia complicado sin gas ruso y con muchos reactores nucleares parados por mantenimiento o problemas técnicos. La primera ministra, Élisabeth Borne, presentó este jueves un Plan de Sobriedad Energética con el que se pretende reducir en dos años un 10% el consumo respecto a los niveles de 2019 y un 40% en 2050.

A corto plazo, el Gobierno confía en que este programa permita evitar los cortes de energía durante la guerra en Ucrania, en la que «Rusia utiliza su gas como 'arma de guerra'», explicó, por su parte, Agnès Pannier-Runchacher, ministra de Transición Energética.

A largo plazo el objetivo es sacar al país de su dependencia de los combustibles fósiles. Pannier-Runchacher considera que «la movilización general a favor de la sobriedad es la mejor respuesta a las crisis energética y climática que atravesamos». 'Cada gesto cuenta. Ahorremos energía', será el mensaje de la campaña de comunicación que el Ejecutivo lanzará el próximo lunes.

El plan no pretende imponer restricciones o sanciones, sino incitar a todos –ciudadanos, empresas, comunidades y administración pública– a ahorrar energía. El Gobierno asegura que para ello bastan pequeños gestos: desde bajar la calefacción o reducir el consumo de agua caliente a fomentar el teletrabajo, pasando por mejorar el aislamiento de las casas, poner un termostato programable o apagar las luces de los letreros de los comercios por la noche o la publicidad luminosa.

Ejemplo del Estado

«Actuando juntos, podemos evitar la escasez, los cortes y limitar el impacto económico de la interrupción casi total del suministro de gas por Rusia», según Borne, quien prometió que el Estado y las administraciones públicas darán ejemplo.

El presidente, Emmanuel Macron, advirtió de que la sobriedad energética «no significa producir menos o ir hacia una economía de decrecimiento», sino «ganar en eficiencia». «Si la nación entera logra mantener ese objetivo, que es totalmente voluntario, en el peor de los escenarios, pasamos el invierno», dijo Macron antes de viajar a Praga para asistir a la cumbre de la Comunidad Política Europea.

El Gobierno se ha comprometido a publicar cada semana la evolución del consumo de electricidad y gas para comprobar si se ha cumplido o no el objetivo. Los ciudadanos podrán también examinarlo personalmente gracias a Ecowatt, una plataforma que permite controlar el consumo y que envía una alerta a los usuarios cuando hay riesgo de que se produzcan cortes de electricidad focalizados.

Francia tiene actualmente sus reservas de gas al 99%, un nivel superior a la media de otros años. Según la Comisión Francesa de Regulación de Energía, «este volumen representa cerca de dos tercios del consumo invernal de pymes y particulares».

Temas

Francia