Julien Bayou, líder de Europa Ecología-Los Verdes. / AFP

Dimite el líder de los ecologistas franceses, acusado de acoso psicológico a su exnovia

Una diputada de su propio partido denunció el caso tras haber hablado con la presunta víctima, quien presentó una queja ante la célula de violencias sexistas y sexuales de Europa Ecología-Los Verdes

BEATRIZ JUEZ París

Julien Bayou, líder de los ecologistas franceses, presentó este lunes su dimisión como secretario nacional del partido Europa Ecología-Los Verdes (EE-LV), tras ser acusado por un miembro de su propio partido de acosar psicológicamente a su exnovia. Bayou, que también dimitió como presidente del grupo ecologista en la Asamblea Nacional, seguirá siendo diputado de la misma pese al escándalo.

Bayou, de 42 años, lamentó que no le hayan dejado defenderse de las acusaciones. «Me acusan de hechos que no me presentan y que mis acusadores/as dicen que no son penalmente reprensibles y de los que ni siquiera puedo defenderme porque rechazan escucharme», se quejó el político en un comunicado.

El diputado ecologista, presionado por otros miembros de su partido, decidió presentar su dimisión como secretario general de EE-LV, al considerar que «la situación era insostenible». Bayou opinó que «el contexto nocivo impide cualquier discernimiento, en un momento en el que la sociedad bascula y busca el punto de equilibrio para esta sí necesaria revolución feminista».

Salud mental dañada

Curiosamente, no fue la exnovia de Bayou la que denunció públicamente al líder de Los Verdes por acoso psicológico, sino la ecofeminista Sandrine Rousseau, diputada de su propio partido, tras haber hablado con la presunta víctima. «Hay comportamientos que son susceptibles de dañar la salud mental de las mujeres», dijo en televisión Rousseau, sin dar más detalles de lo que habría ocurrido entre ellos.

La expareja de Bayou presentó una queja ante la célula de violencias sexistas y sexuales del partido Europa Ecología-Los Verdes, pero, de momento, no ha denunciado lo ocurrido ante la Policía ni la Fiscalía francesa ha abierto una investigación.

El caso de Bayou no es el único que agita estos días la izquierda francesa. Adrien Quatennens, hasta ahora poco número dos de La Francia Insumisa y delfín de Jean-Luc Mélenchon, renunció hace unos días a su puesto de coordinador del partido, después de reconocer públicamente haber dado una bofetada a su mujer, de la que se está separando. Quatennens, al igual que Bayou, no ha renunciado a su escaño en la Asamblea Nacional.

Sin denuncia formal

La prensa francesa reveló que la mujer había declarado lo ocurrido ante la Policía, aunque no había presentado una denuncia formal contra Quatennnes. La Fiscalía de Lille ha abierto una investigación de oficio contra el diputado de La Izquierda Insumisa por presunta violencia doméstica.

Mélenchon, líder del partido, ha sido muy criticado en Francia por haberse mostrado demasiado indulgente con Quatennens. Cuando estalló el escándalo, el líder de la izquierda populista, criticó «la malicia policial, el voyerismo mediático y las redes sociales» y saludó «la dignidad» y la «valentía» de su número dos al hacer público los detalles de su divorcio.

El líder de La Francia Insumisa aceptó el sábado las críticas a su reacción en Twitter sobre el caso, pero no pidió disculpas. Mélenchon considera que su delfín no debe renunciar a su puesto de diputado tras haber renunciado al de coordinador de la formación y confía en que, una vez resuelto el divorcio, pueda volver a la primera línea del «combate político».

Temas

Francia