El 'Razoni', el pasado miércoles navegando por el Mar Negro / Mehmet Emin Caliskan/reuters

El cereal del 'Razoni' se queda sin comprador

El destinatario de la carga se ha negado a recibirla por el retraso en el envío de cinco meses, el tiempo que ha transcurrrido desde que se inició la guerra

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

El buque de bandera de Sierra Leona 'Razoni' se convirtió el lunes de la semana pasada en uno de los símbolos de la esperanza en medio de la guerra. Fue el primer barco que recibió autorización para zarpar desde los puertos ucranianos en el Mar Negro y así reanudar la exportación de cereales ucranianos, vitales para paliar la grave crisis alimentaria mundial que se ha desatado como consecuencia del conflicto. Lo hizo en virtud del acuerdo alcanzado a finales de julio entre Kiev y Moscú bajo supervisión de la ONU y Turquía.

El 'Razoni' navegaba rumbo a Trípoli, en Líbano, con 26.000 toneladas de maíz en sus bodegas. Una semana después, sin embargo, se halla en aguas internacionales a la espera de encontrar un comprador para su carga.

Según el embajador ucraniano en la capital libanesa, «el comprador final en Líbano se negó a aceptar la carga debido al retraso de la entrega (cinco meses)». Es el tiempo que ha transcurrido desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania. «Ahora el vendedor está buscando otro destino. Podría ser en Líbano o en otro país», añadió la embajada ucraniana en un mensaje publicado en Twitter.

Por otro lado, ayer zarparon de los puertos de Odesa y Chornomorsk otros cuatro cargueros con 170.000 toneladas de grano a bordo. De esta manera, son ya diez los buques que han podido exportar el cereal ucraniano.

Ayudas millonarias

La situación contribuye a aliviar la mermada economía ucraniana, que dependía en buena medida de los seis millones de toneladas de grano que, antes de la guerra, enviaba a los mercados internacionales. Ayer, el Banco Mundial anunció que ha aprobado un nuevo paquete de ayudas económicas para Ucrania por valor de 4.500 millones de euros.

Estados Unidos, por su parte, informó de que enviará más armamento a Kiev por valor de mil millones de euros, incluyendo cohetes antitanque Javelin, misiles tierra aire y munición para los sistemas Himars, que han ayudado a las fuerzas de Kiev a atacar a las tropas rusas desde larga distancia.