Entrada a un campo de concentración de Alemania. / aGENCIAS

Condenan a prisión a un alemán de 101 años por colaborar en los crímenes nazis

«Apoyó voluntariamente el exterminio masivo», según reza la sentencia

JUAN CARLOS BARRENA

Un alemán de 101 años de edad fue condenado hoy a 5 años de cárcel por un tribunal de la ciudad de Brandeburgo, que le encontró culpable de colaborar en el asesinato de 3.500 prisioneros entre 1942 y 1945 en el campo de concentración nazi de Sachsenhausen. El condenado trabajó durante esos años como vigilante en el campo de concentración situado en la localidad de Oranienburg, que limita con el norte de Berlín. Con su trabajo como guardián del campo «apoyó voluntariamente el exterminio masivo», dijo el presidente del tribunal, el juez Udo Lechtermann, durante la lectura de la sentencia. El veredicto se atiene a las demandas tanto de los fiscales encargados del caso como de la acusación particular que ejerció el abogado Thomas Walther. La defensa había solicitado su absolución, ya que no se pudo demostrar durante el juicio actos concretos de colaboración con la maquinaria de exterminio nazi por parte de su cliente.

Pese a la existencia de pruebas en su contra y los testimonios de testigos, el anciano rechazó durante todo el proceso haber trabajado como guardián del citado campo de concentración. Durante el tiempo en el que debía haber estado en Sachsenhausen afirmó haber trabajado como campesino jornalero en Pasewalk, en la septentrional región alemana de Mecklemburgo-Antepomerania. «No sé lo que se supone que debo haber hecho», dijo el acusado en su declaración final, en la que afirmó proceder de Lituania y no entender de qué asuntos se ha tratado durante el proceso. «Desconozco por qué me encuentro en el banquillo de los acusados. No tengo nada que ver con lo que están diciendo», insistió el centenario. Tras comenzar en octubre del pasado año, el proceso debió de ser suspendido en varias ocasiones por enfermedad del acusado.

Por cuestiones organizativas y debido a la elevada edad del procesado, el juicio se celebró en un pabellón deportivo de Brandeburgo, ciudad de residencia del anciano, y no en la localidad de Neuruppin. Especialistas forenses señalaron que su capacidad de asistencia al juicio se encontraba limitada, por lo que las sesiones solo duraban 2 horas y media con su presencia. Levantado en 1936, el campo de concentración nazi de Sachsenhausen albergó hasta el final de la guerra a más de 200.000 prisioneros, muchos de ellos políticos. Más de 200 republicanos españoles figuran entre los prisioneros del campo de concentración nazi. Francisco Largo Caballero, jefe del gobierno español al comienzo de la Guerra Civil, fue capturado en 1942 en el exilio en Francia por las tropas nazis y encerrado en Sachsenhausen hasta la liberación del campo por el Ejército Rojo.