Alemania teme la interrupción total del suministro de gas ruso en 9 días y urge a ahorrar

La inauguración de su gemelo, el Nord Stream 2, fue suspendida «sine die» por Alemania como parte de las sanciones dictadas contra el Kremlin por la invasión de Ucrania

JUAN CARLOS BARRENA

El presidente de la Agencia Federal de Redes, Klaus Müller, teme la interrupción total del suministro de gas a Alemania por parte de Rusia y ha apelado a la población de este país a ahorrar energía a toda costa. Todo depende de si la inminente revisión regular del gasoducto Nord Stream 1 «se convierte en una revisión a largo plazo por motivos políticos», declara Müller este sábado en los diarios del grupo Funke. Dicho gasoducto, que une directamente Rusia con Alemania a través del Báltico proporciona al país germánico la mayor parte del gas que consume. Su revisión de mantenimiento está prevista para el 11 de julio. La inauguración de su gemelo, el Nord Stream 2, fue suspendida «sine die» por Alemania como parte de las sanciones dictadas contra el Kremlin por la invasión de Ucrania. Si el flujo de gas ruso «es reducido intencionadamente de manera permanente, deberemos hablar seriamente sobre medidas de ahorro», advierte el jefe de la Agencia Federal de Redes, quien subraya que las doce semanas que quedan antes de que comiencen a activarse de nuevo las calefacciones en este país deben ser aprovechadas para prepararse ante esa eventualidad.

Müller hace además un llamamiento a todos los propietarios de viviendas para que revisen lo antes posible sus calderas de gas y radiadores con el objetivo de que trabajen con la máxima eficiencia. «Un mantenimiento puede reducir el consumo de gas en un 10% a 15%», señala el alto funcionario, que exige que esas revisiones «se hagan ahora y no en otoño». Para evitar que los operarios especializados se vean desbordados por la demanda, pide a estos que se concentren exclusivamente en las calefacciones y sistemas de agua caliente. Igualmente pide a las familias que reflexionen ya sobre «si en invierno habrá que calentar todas las habitaciones a la temperatura habitual o si en algunas de ellas se pueden soportar temperaturas más bajas». En el caso de que Rusia interrumpa completamente el suministro de gas a Alemania, Müller afirma que las viviendas privadas, hospitales y residencias de ancianos y enfermos crónicos tendrán prioridad en el suministro.

«Puedo asegurarles que haremos todo lo posible para que los hogares privados no se queden sin gas», señala Müller, quien comenta que «hemos aprendido de la crisis del coronavirus que no se pueden hacer promesas si no estamos completamente seguros de poder cumplirlas». La Agencia Federal de Redes «no contempla escenario alguno en el que Alemania se quede completamente sin gas», destaca, a la vez que subraya que, en el caso de que llegue a ser necesario interrumpir el suministro a las empresas industriales, «nos orientaremos por los daños empresariales, los daños a la economía nacional, las consecuencias sociales y las necesidades técnicas de la red de suministro de gas». El ministro federal de Economía y vicecanciller federal, el verde Robert Habeck, expresó abiertamente el jueves pasado su temor a que Rusia interrumpa por completo el suministro de gas a este país. Existe a partir del 11 de julio, fecha de su revisión regular, la amenaza de «un bloqueo total de Nord Stream 1», dijo entonces Habeck, quien advirtió de que esto causaría graves problemas en invierno

Entre tanto, el gobierno de Noruega ha comentado que en un futuro próximo podrá aumentar apreciablemente su suministro de gas a Alemania, aunque esto no sucederá antes de 2023 o 2024. «Las empresas verifican actualmente proyectos para aumentar sus suministros de gas para esas fechas», declara Terje Aasland, Ministro noruego de Petróleo y Energía en la revista económica alemana Wirtschaftswoche. «La crisis en el sector energético tendrá efectos a largo plazo. Debemos concentrarnos en invertir en nuevas capacidades de producción de gas», añade Aasland, que comenta que nunca como actualmente su país había exportado tanto gas y asegura que «apoyamos a nuestros amigos europeos a la hora de independizarse lo antes posible del gas y el petróleo rusos».

El gobierno federal alemán aconseja entre tanto a las empresas la adquisición de generadores eléctricos de emergencia como medida preventiva para el caso de que se agrave la escasez de gas. Los generadores afrontarían posibles cortes en el suministro de electricidad, destaca una respuesta del ejecutivo de Berlín a una interpelación parlamentaria que revela este sábado el tabloide Bild. «Es aconsejable que se doten de generadores eléctricos de emergencia quienes son responsables de infraestructuras críticas», aconseja la nota oficial, ya que en caso de emergencia no habrá en muchos casos interrupciones ordenadas. «En el caso de que se produzca escasez de gas o electricidad, la Agencia Federal de Redes asume la función de dirigir la distribución a nivel federal. En estrecha colaboración con las empresas de redes, es la agencia la que decide el reparto de gas o electricidad», destaca el escrito en el que se aconseja que esos generadores de emergencia alcancen un funcionamiento mínimo de 72 horas.