Una de las refinerías de Rosneft. / Reuters

Alemania interviene tres refinerías del consorcio ruso Rosneft para garantizar el suministro

La Agencia Federal de Redes asume su control de manera fiduciaria

JUAN CARLOS BARRENA Berlín

El Gobierno federal ha intervenido y asumido hoy el control de las tres refinerías que el consorcio energético ruso Rosneft gestiona en Alemania. Con el fin de asegurar el funcionamiento de las refinerías situadas en las localidades de Schwedt, Karlsruhe y Vohburg, el ejecutivo de Berlín ha ordenado que el importador de crudo Rosneft Deutschland (RDG) y la RN Refining & Marketing GmbH (RNRM) pasen a ser administradas de manera fiduciaria por la Agencia Federal de Redes, anunció el ministerio federal de Economía. La medida es entra en vigor este mismo viernes y será efectiva inicialmente durante los próximos seis meses. Las propias empresas afectadas asumirán los costes de la operación, subrayó el ministerio que dirige el verde Robert Habeck.

Poco después, el canciller federal, el socialdemócrata Olaf Scholz, subrayó que la intervención de las filiales de Rosneft en este país «es un paso importante» para garantizar la seguridad energética de Alemania. «Aprovecharemos las oportunidades que ofrece esta decisión. El tiempo de incertidumbre se ha terminado», afirmó Scholz, quien señaló que se trata de «una decisión en materia de política energética de amplias consecuencias para proteger a nuestro país». Rusia ya no es un socio seguro, sentenció el jefe del gobierno germano, que anunció inversiones de mil millones de euros en los próximos años para la supervivencia de la planta de Schwedt, que hasta ahora depende exclusivamente del suministro ruso. «A día de hoy puede decirse que la localización está asegurada y el futuro de Schwedt será protegido», destacó Scholz en rueda de prensa.

La medida es consecuencia del embargo de petróleo por parte de la Unión Europea contra Rusia que será efectivo a partir del 1 de enero de 2023 como castigo por la invasión de Ucrania. El ministerio federal de Economía había destacado ya antes de su intervención que el consorcio ruso no tiene interés alguno en apoyar un embargo que le perjudica directamente. Rosneft Deutschland cuenta con el 12% de la capacidad de procesamiento de crudo en Alemania y sus refinerías son consideradas estratégicas. La decisión de pasar su gestión a la Agencia Federal de Redes tiene como fin asegurar el suministro energético de Alemania y el futuro de la refinería germano oriental de Schwedt, amenazada de cierre sin el crudo ruso.

El ministerio federal de Economía subrayó que para la refinería de Schwedt habrá un «amplio paquete de futuro» que proporcionará un «impulso transformador» a la región y un respaldo que posibilitará el suministro de petróleo por vías alternativas. Esa refinería, levantada en tiempos de la extinta RDA, se encuentra situada en la frontera con Polonia, al noreste del estado federado de Brandeburgo, en una de las regiones más deprimidas de Alemania. La refinería PCK Schwedt es alimentada exclusivamente por el petróleo ruso que llega a través del oleoducto 'Druschba', da empleo a 1.200 personas y es el pilar económico de la región, además de producir combustible para gran parte del noreste de Alemania.

Las filiales alemanas de Rosneft, RDG y RNRM, suministran mensualmente a Alemania desde Rusia crudo por valor de varios cientos de millones de euros. Su intervención, según el ministerio federal de Economía, tiene como objetivo garantizar el funcionamiento de las tres refinerías afectadas. Empresas de servicios como suministradores, aseguradoras, bancos, empresas informáticas y bancos, pero también sus clientes, no estaban dispuestas ya, ante el embargo, a cooperar con Rosneft, con las refinerías participadas por el consorcio ruso o sus dos empresas filiales en este país. El embargo del crudo ruso es una medida políticamente polémica en el este de Alemania, donde tendrá afectos directos en la región de Schwedt y una buena parte de la población simpatiza con el presidente ruso, Vladimir Putin. Las refinerías de Karlsruhe y Vohburg pueden ser alimentadas en cambio con crudo procedente de otros países.