Un militar hace guardia en las instalaciones del Nord Stream. / AFP

Alemania advierte de posibles sabotajes en sus infraestructuras críticas

La Oficina Federal de Investigación Criminal asegura que los incidentes pueden ser más graves que los sufridos por los gasoductos Nord Stream I y II

JUAN CARLOS BARRENA Berlín

La Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) ha advertido del peligro en que se encuentran las infraestructuras críticas de Alemania ante un eventual sabotaje como el sufrido recientemente por los gasoductos Nord Stream I y II en aguas del mar Báltico. En un escrito dirigido a las grandes empresas germanas y al que ha tenido acceso el semanario 'Der Spiegel', la BKA subraya que otras infraestructuras más críticas e importantes aún que los gasoductos que unen Rusia y Alemania podrían ser objeto de ataques de potencias enemigas.

Se trataría de atentados contra infraestructuras críticas «cuantitativamente e incluso cualitativamente más graves», escribe la citada oficina, que se refiere concretamente a conductos de gas, líneas eléctricas, cables de internet submarinos y parques eólicos marítimos y terrestres, aunque también las terminales portuarias que se encuentran en construcción para recibir gas licuado «suponen un blanco más» de posibles atentados. La BKA no descarta además ciberataques masivos contra este país.

Los expertos policiales de la Oficina Federal de Investigación Criminal subrayan además que no existe duda alguna de que los gasoductos Nord Stream I y II fueron objeto de un ataque intencionado. Aunque reconoce no tener todavía información concreta sobre la «autoría del sabotaje», subraya que dada la «alta complejidad de la ejecución así como de los necesarios preparativos, es probable la intervención de actores estatales».

En los dos gasoductos fueron detectados a finales de septiembre varias fugas. Según Dinamarca y Suecia, cuyas autoridades marítimas descubrieron los escapes de gas, estos tuvieron su origen en explosiones de gran capacidad destructiva, que reventaron los conductos y provocaron la fuga durante varios días y hasta que prácticamente se vaciaron los gasoductos.

Entre tanto, la ministra federal de Interior, la socialdemócrata Nancy Faeser, ha anunciado la formación de una comisión investigadora en la que participarán expertos de Alemania, Dinamarca y Suecia. A su vez, el ministro federal de Justicia, el liberal Marco Buschmann, no descarta que la Fiscalía Federal, responsable de la lucha antiterrorista, asuma el caso. Existe la posibilidad de que se haya producido «un sabotaje anticonstitucional con efectos para Alemania», dijo Buschmann para justificar esa intervención. Otros gobiernos ribereños del Báltico como Polonia no han dudado en acusar directamente a Moscú del sabotaje, mientras las autoridades rusas niegan toda implicación y exigen además participar en la investigación que han acordado llevar a cabo Berlín, Copenhague y Estocolmo.