Parlamento europeo. / r.c

6.100 millones para apoyar la pesca y proteger a las comunidades pesqueras

Entre los principales objetivos del PE están apoyar la economía azul, la biodiversidad y la gobernanza internacional de los océanos

R.C

El PE adoptó el martes el fondo de pesca y acuicultura para 2021-2027. Apoyar la economía azul, la biodiversidad y la gobernanza internacional de los océanos están entre sus objetivos.

El nuevo Fondo Europeo Marítimo, de Pesca y Acuicultura (FEMPA) insta a los Estados miembros a invertir para lograr que los sectores de la pesca y la acuicultura sean más competitivos y para desarrollar una economía azul sostenible, así como nuevos mercados y tecnologías. Proteger y restaurar la biodiversidad figuran también entre las prioridades. Al menos el 15% de las asignaciones presupuestarias nacionales deberán dedicarse a acciones para impulsar el control de la pesca y la recogida de datos, y para luchar contra la pesca ilegal e irregular.

A petición del Parlamento, los Estados miembros tendrán que tener encuentra las necesidades de la pesca costera a pequeña escala y especificar qué planean hacer para fomentar su desarrollo, de esta manera aprobarán medidas específicas para la pesca de bajura y las regiones ultraperiféricas.

En cuanto a las dificultades de las regiones más alejadas, como las Islas Canarias, los costes adicionales a los que tienen que hacer frente debido a su localización seguirán siendo compensados.

Otras medidas relevantes

Para incentivar el empleo de los jóvenes en las comunidades pesqueras, donde la media de edad de los trabajadores supera los 50, el nuevo Fondo podrá financiar la compra del primer barco, o la propiedad parcial (al menos el 33%) para los menores de 40 con al menos cinco años de experiencia, o un título acreditativo equivalente.

Entre otras medidas, se ha aprobado que los pescadores que interrumpan temporalmente su actividad por motivos de conservación recibirán compensación; asimismo, quienes tengan que desguazar su barco por el cese permanente de la actividad también tendrán apoyo; y existirá financiación para la compra del equipamiento necesario para cumplir con las reglas europeas sobre desembarque y controles pesqueros -como dispositivos para el rastreo de buques o para la notificación de capturas

Las acciones enmarcadas en el Fondo no deberán conllevar un incremento de la capacidad pesquera, excepto si se deriva de manera directa del aumento del tonelaje bruto necesario para mejorar la seguridad, las condiciones laborales o la eficiencia energética.

Gabriel Mato (PPE, España) señaló: «El nuevo Fondo fue negociado en un momento complicado. La flota europea perdió importantes caladeros debido al brexit, se paralizó la cadena de suministro de pescado debido a la pandemia, a lo que se unió la presión para lograr un acuerdo en la OMC sobre subsidios pesqueros. Además, la generación joven se resiste a trabajar en el sector, hay que reducir las emisiones, en línea con el Pacto Verde y las obligaciones internacionales, y la producción de la acuicultura se está estancando, mientras que en otros países el sector prospera. El Fondo aspira a mitigar el impacto de esos desafíos».

España es el país que más financiación ha recibido de este fondo en el periodo 2014-2020, con 1.200 millones de euros, por delante de Francia, Italia y Polonia, según datos del Parlamento Europeo. Además, es el tercer país con mayor flota de la UE con 8.886 barcos en funcionamiento, un 10% de la flota total, según datos recogidos en 2019 por la Comisión Europea. Según el último informe del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, España es el país de la UE con más empleos ligados a la economía azul: el 27% de los puestos de trabajo de la UE en el turismo costero y el 17% en recursos marinos vivos son españoles.