Eslovaquia decreta un cierre generalizado

La pandemia sigue su avance imparable a través de Europa central. Esta vez es Eslovaquia la que, tras Austria, decreta un cierre generalizado de la vida pública. El país tiene la tasa de incidencia más alta del planeta, muy por encima de los 2.000 casos por 100.000 habitantes a catorce días. El gobierno había anunciado este lunes restricciones solo para los no vacunados, pero en las últimas horas la gravedad de la situación le ha obligado a decretar un cierre generalizado.La medida está más que justificada, asegura una estudiante de diecisiete años.Roman Spatny, vendedor de instrumentos musicales en la ciudad de Trencin, se lamenta, sin embargo, de que su negocio no podrá sobrevivir a dos campañas de navidad consecutivas sin poder abrir.Eslovaquia, con un sistema hospitalario al borde del colapso, tiene una de las tasas de vacunación más bajas de todo el continente: apenas llega al 43 por ciento de la población.

ATLAS ESPAÑA