Un equipo de científicos espera poder dar a luz su primera cría de rinoceronte blanco del norte en 3 años

Esta madre y su hija son los dos últimos rinocerontes blancos del norte del mundo.  Najin, de 32 años, es la madre de Fatu, que ahora es la única donante que queda en el programa, cuyo objetivo es implantar embriones desarrollados artificialmente en otra especie de rinoceronte más abundante en Kenia.No se conocen machos vivos y ninguno de los dos rinocerontes blancos del norte restantes puede llevar un embrión a término.Los rinocerontes blancos del norte, que en realidad son grises, solían vagar libremente en varios países de África oriental y central, pero su número disminuyó drásticamente debido a la caza furtiva generalizada de sus cuernos.Un equipo de investigadores trabaja para salvar al mamífero más amenazado del mundo.Se ha tomado la decisión de quitar del programa a la madre, por su edad avanzada y los signos de enfermedad que presenta. Los científicos quieren implantar embriones hechos de óvulos de rinocerontes y esperma congelado de machos fallecidos en madres sustitutas.Según los científicos se ha tenido éxito con Fatu, y hasta ahora tienen  12 embriones puros de rinoceronte blanco del norte y son óptimistas con el proyecto. El equipo espera poder dar a luz su primera cría de rinoceronte blanco del norte en tres años y así ampliar esta población en extinción en las próximas dos décadas.

ATLAS ESPAÑA