Un empleado realiza labores de desinfección en la Estación Leningradsky, en Moscú. / EFE

El empeoramiento de la situación epidemiológica obliga a Moscú a endurecer las restricciones

La vacunación será a partir de ahora obligatoria para el 80% de los empleados en el sector de servicios

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal. Moscú

Desde el mes de septiembre, los contagios por covid-19 han ido en aumento en el conjunto de Rusia y, sobre todo, en Moscú, el territorio más afectado por su densidad de población. El país eslavo batió este martes el récord de mortalidad diaria, con 1.015 fallecimientos, de los que 73 corresponden a la capital rusa, la mayor cifra registrada hasta ahora en la capital. Así que su alcalde, Serguéi Sobianin, ha decidido volver a adoptar decisiones drásticas.

El regidor moscovita ha ordenado que los mayores de 60 años no vacunados y que no hayan contraído el virus o hayan pasado la enfermedad hace ya más de seis meses vuelvan a confinarse en sus domicilios. La medida estará vigente entre el próximo 25 de octubre y el 25 de febrero de 2022. En este periodo de tiempo las empresas deberán poner al 30% de sus plantillas en régimen de teletrabajo.

Además, la vacunación será a partir de ahora obligatoria para el 80% de los empleados en el sector de servicios. Al mismo tiempo, el Gobierno ruso ha solicitado el presidente Vladímir Putin que contemple la posibilidad de declarar festivos todos los días entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre en un intento de ralentizar el avance de la pandemia.

Otras muchas regiones de Rusia también se están viendo obligadas a restablecer restricciones, por ejemplo, el uso de los códigos QR para acceder a establecimientos públicos. Se extienden solamente a quienes se hayan vacunado, a los que pasaron la enfermedad en los últimos seis meses o a los que presenten un PCR que debe actualizarse cada 72 horas.

Rusia lleva ya una semana encadenando cifras de contagios diarios por encima de los 31.000 positivos y de muertes en torno al millar, pese a que se adelantó al resto del mundo en la elaboración de la primera vacuna contra la Covid-10, la Sputnik V. Hasta ahora se ha vacunado con la pauta completa solamente un tercio de la población debido a la desconfianza que genera el medicamento.