El M5S y la LN piden cumplir los objetivos de Maastricht

18/05/2018

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) italiano y la Liga Norte (LN) culminaron este viernes un programa de Gobierno en el que apuestan por reducir las competencias de la Unión Europea (UE), cumplir el Tratado de Maastricht y revisar la política monetaria.

ETIQUETAS:

En este "contrato para el Gobierno del cambio", las dos fuerzas de corte euroescéptico señalan que "a la luz de la problemática de los últimos años" Italia pedirá "el pleno cumplimiento" de los objetivos en el Tratado de Maastricht de 1992.

Ven "necesaria la revisión, junto a los socios europeos, de la estructura de la gobernación económica europea" como la política monetaria, el Pacto de Estabilidad, el Pacto Fiscal o el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

De este modo, estos dos partidos han eliminado la intención de promover la posibilidad de abandonar el euro que sí incluían en un primer borrador datado el 14 de mayo y filtrado a los medios.

El M5S y la Liga creen que esta estructura europea es "actualmente asimétrica, basada en el predominio del mercado respecto a la dimensión económica y social".

Consideran además que "es preciso examinar las competencias de la UE y devolver a los Estados las que no pueden ser gestionadas efectivamente a nivel de Unión, reforzando al mismo tiempo la capacidad de decisión de la UE en sus competencias exclusivas".

Sobre los acuerdos comerciales de la UE como el CETA con Canadá o el TTIP con Estados Unidos y similares, aseguran que se opondrán a los "aspectos que supongan un excesivo debilitamiento de la protección de los derechos de los ciudadanos y una lesión a la competencia".

En este sentido, la versión definitiva aparece mucho más tenue que los borradores, que rechazaban este tipo de acuerdos.

Ven por otro lado "reforzar el rol y los poderes" del Parlamento Europeo por estar legitimado por los europeos y por otro lado piden devaluar el poder de otros organismos sin ese respaldo popular.

Y creen "asimismo necesario" impulsar "una representación efectiva de las regiones" y reformar la Política Agraria Común.

En cuanto a la política exterior de la UE, piden respetar el principio de no injerencia en asuntos internos y, aunque confirman su pertenencia a la OTAN, abogan por una apertura a Rusia como "socio comercial y económico" y el levantamiento de las sanciones.

Por último recuerdan que "la Unión debe reconocer explícitamente que Italia representa una frontera geográfica externa que debe ser protegida adecuadamente para garantizar y promover el principio de la libertad de circulación de personas y mercancías".

Y zanjan el apartado expresando su voluntad de "reformar los mecanismos de gestión de fondos a la Unión Europea preasignados a Italia".