El hijo de El Chapo desata la violencia en Culiacán

18/10/2019

Con la captura de Ovidio Guzmán López, alias el ratón, hijo del famoso narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán, se desató este jueves una ola de violencia en la ciudad de Culiacán, capital del occidental estado mexicano de Sinaloa, donde el crimen organizado provocó tiroteos e incendios.

ETIQUETAS:

Ovidio Guzmán, de 28 años, es miembro activo del cártel de Sinaloa, que fue liderado por su padre, El Chapo, quien afronta cadena perpetua en un penal de máxima seguridad en Estados Unidos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció en febrero pasado que Ovidio Guzmán López, hijo de El Chapo y de su segunda esposa, Griselda López, había sido imputado por cargos de narcotráfico.

En la acusación se alegó que Ovidio Guzmán y su hermano mayor, Joaquín Guzmán López, de 34 años, presuntamente conspiraron entre abril de 2008 y abril de 2018 para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana desde México y otros lugares para su importación a Estados Unidos.

En 2012, el Gobierno estadounidense incluyó a Ovidio Guzmán en la lista de narcotraficantes internacionales "Kingpin Act" por considerar que jugaba "un papel significativo en las actividades de su padre", quien por aquella época todavía no había sido capturado.

Con su inclusión en esta lista del Departamento del Tesoro, a Ovidio Guzmán se le prohibió efectuar transacciones comerciales con ciudadanos estadounidenses y sus activos financieros en ese país quedaron congelados.

En una operación conjunta entre el Ejército y la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo de seguridad creado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se capturó a Ovidio Guzmán alrededor de las 15.30 horas (20.00 GMT) en Culicacán.

Como respuesta a la detención, varios grupos de sicarios, presuntamente gente del cártel de Sinaloa, desataron una oleada de violencia y bloquearon las salidas de la ciudad, que quedó prácticamente cercada con gente resguardada en sus lugares de trabajo y en sus casas y la actividad comercial suspendida.

En diversas partes de la ciudad se escuchan tiroteos y vídeos difundidos a través de redes sociales mostraron a decenas de personas armadas tomando autobuses del transporte público e incluso liberando a presos de una cárcel de la ciudad.

Uno de los puntos de tensión fue la sede de la Fiscalía de Sinaloa en Culiacán, donde presuntamente se encuentra arrestado el hijo del Chapo.

Ante esta situación, López Obrador informó a un grupo de periodistas de que el gabinete de seguridad del Gobierno federal se encontraba reunido para analizar la situación.

Por su parte, el Gobierno del estado mexicano de Sinaloa llamó a la población "a mantener la calma, a no salir a las calles" ante lo que calificó como "hechos de alto impacto" en Culiacán.

La captura de Ovidio Guzmán contrasta con la estrategia de seguridad de López Obrador, quien siempre ha criticado la llamada guerra contra el narcotráfico emprendida por sus predecesores, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, los cuales persiguieron militarmente a los capos de la droga desatando olas de violencia.

El Chapo tuvo en total diez hijos con tres esposas distintas, cuatro con la segunda y unas gemelas con la tercera que fueron vistos durante su juicio en Estados Unidos.

El que fue considerado el mayor narcotraficante del mundo cumple ahora sentencia de cadena perpetua en la prisión federal de máxima seguridad en Florence, estado de Colorado, en Estados Unidos.

El Chapo fue declarado culpable el pasado febrero de 2018 por un jurado de Nueva York de 10 cargos, incluida la participación en una empresa criminal continuada y tráfico de drogas, entre otros y sentenciado a cadena perpetua.