El drama del Open Arms se enquista

20/08/2019

La ONG rechaza la oferta de dirigirse a un puerto de España y exige al Gobierno de Italia que autorice el desembarco de los 107 emigrantes en la isla de Lampedusa. Aseguran que la situación a bordo del buque se ha vuelto insostenible.

europa press / madrid

El Gobierno español ha ofrecido puerto en España al buque humanitario de la ONG Proactiva Open Arms, para que desembarquen los 107 migrantes que siguen a bordo del barco tras 18 días a la deriva en el Mediterráneo, pero la ONG dice que es una decisión «completamente incomprensible» navegar durante tres días en «condiciones climáticas adversas» y con las personas «agotadas» estando a 800 metros de las costas de Lampedusa.

«Con nuestro bote a 800 metros de las costas de Lampedusa, los estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG, como la nuestra, que haga frente a otras 1.000 millas y 3 días de navegación, en condiciones climáticas adversas, con 107 personas agotadas a bordo», subraya la ONG Proactiva Open Arms en un comunicado.

Aunque en el comunicado, Open Arms asegura que esta decisión de que el buque se dirija a España, concretamente, «a Mallorca», es fruto de un «acuerdo» entre Italia y España, el Gobierno español ha desmentido que exista ningún acuerdo con el país vecino.

Lo único cierto, según aseguran desde el Ejecutivo español, es que «el gobierno de España ha ofrecido al Open Arms poder dirigirse al puerto español que esté más próximo en su ruta». También señalan que han solicitado al buque humanitario que les planteen sus necesidades para navegar de forma segura hasta España pero indican que no han recibido respuesta.

«Dada la emergencia humanitaria a bordo, los puertos españoles se mantendrán a disposición del Open Arms, a cuyos responsables el gobierno ha solicitado que expongan sus necesidades y las del pasaje para navegar hacia España de forma segura. Hasta el momento no hemos recibido una contestación clara y directa», han subrayado a Europa Press fuentes del Ejecutivo.

Desde el Gobierno central insisten en que «España es el único país dispuesto a acogerlo en el marco de una solución europea, ordenada y solidaria». Además, añaden que el propósito del Ejecutivo español ha sido en todo momento «propiciar esa solución común, que, cuando pueda producirse el desembarco, proseguirá con el reparto de los migrantes acordado por seis países de la UE», entre ellos, España.

Además, el Gobierno español considera también que el ejecutivo italiano «está incumpliendo la ley al impedir el desembarco de los migrantes en Lampedusa o en cualquier otro de sus puertos cercanos».