Alexánder Dúguin se lleva las manos a la cabeza al ver en llamas el vehículo en el que murió su hija el pasado agosto. / e.c.

EE UU vincula al Gobierno de Zelenski con el asesinato de Dúguina

Fuentes de los servicios secretos señalan que el ataque habría sido autorizado por miembros del Ejecutivo de Kiev y aseguran no haber participado ni haber sido consultados previamente

I. UGALDE

Miembros de los servicios secretos de EE UU desvelaron este miércoles que miembros del Gobierno ucraniano habrían autorizado el atentado con coche bomba cerca de Moscú que en agosto acabó con la vida de Daria Dúguina, la hija del filósofo ruso y ultranacionalista Alexánder Dúguin, a quien se considera uno de los ideólogos del presidente, Vladímir Putin. Dichas fuentes aseguran al 'The New York Times' que Washington no participó en el ataque, ya sea proporcionando inteligencia u otro tipo de asistencia, y que tampoco tenían constancia de que se iba a producir.

Las agencias norteamericanas aseguraron que, en caso de haber sido consultadas de los supuestos planes de Kiev, se habrían opuesto. De igual modo, las mismas fuentes sostienen que los funcionarios estadounidenses amonestaron a sus homólogos ucranianos por la muerte de Dúguina y compartieron con el Gobierno de EE UU la información recabada. Al tener conocimiento de ello, la Administración de Joe Biden se habría sentido frustrada por las operaciones militares encubiertas de su aliado, añade el 'New York Times'. Kiev, por su parte, ha negado desde el principio la posible autoría.

Funcionarios estadounidenses sospechan que el padre de Dúguina era el objetivo real de la operación y que los agentes que la llevaron a cabo creían que estaría en el vehículo con su hija. Dúguin, una de las voces más destacadas de Rusia, insta a Moscú a intensificar su guerra y es uno de los principales defensores de la invasión.

Los testimonios recabados por el diario neoyorquino no revelan, sin embargo, qué elementos del Gobierno ucraniano podrían haber autorizado la misión, quién llevó a cabo el ataque o si el presidente, Volodímir Zelenski, había aprobado la misión. El temor actual de EE UU es que el asesinato de Dúguina conduzca a un agravamiento del conflicto y, sobre todo, empuje a Moscú a llevar a cabo sus propios ataques contra altos funcionarios ucranianos.