Manifestación en favor del aborto en Nueva York. / afp

Un tribunal de apelaciones reinstaura la ley que prohíbe abortar en Texas

La decisión invalida el bloqueo temporal de un juez a la norma, que castiga las interrupciones que se realicen a partir de la sexta semana

IVIA UGALDE

Las libertades individuales de las mujeres en Texas han vuelto a recibir un jarro de agua fría. Esta vez, por parte de un tribunal de apelaciones de Nueva Orleans que autorizó el viernes el restablecimiento de la controvertida ley del aborto. La norma, que entró en vigor el 1 de septiembre y estaba bloqueada temporalmente por un juez, prohíbe todas las interrupciones una vez que se detectan latidos del corazón del feto, alrededor de las seis semanas de gestación. Una fase muy temprana en la que la mayoría de las mujeres desconocen que están embarazadas.

El fallo del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos, un órgano judicial de carácter intermedio y tendencia conservadora, ha dado al traste con el bloqueo decretado el miércoles por el juez federal Robert Pitman, luego de una querella del Ejecutivo de Joe Biden. «Grandes noticias», celebró el fiscal general de Texas, Ken Paxton, el republicano que apeló la decisión de Pitman ante la corte federal de Nueva Orleans. «Combatiré los excesos del Gobierno en todo momento», advirtió.

La decisión respecto a la llamada 'ley de Texas' fue calificada por Pitman de «flagrantemente inconstitucional» ya que viola el precedente sentado por el Tribunal Supremo en el caso de Roe vs Wade, que en 1973 garantizó el derecho al aborto hasta que el feto sea viable fuera del útero; alrededor de las 22 semanas de embarazo. «Desde que entró en vigencia esta norma, las mujeres han sido ilegalmente imposibilitadas de ejercer el control de sus vidas de la forma en que están protegidas por la Constitución», señaló el magistrado.

Cazarrecompensas

El proyecto de Ley del Senado 8 (SB8), en efecto, no contempla el aborto a partir de la sexta semana de gestación en Texas. Ni siquiera prevé excepciones en caso de violación o incesto. Por el contrario, permite a cualquier persona demandar a médicos que realicen estas intervenciones cuando se detecta el latido del corazón del feto así como a quien facilite ese procedimiento.

Incluso los denunciantes pueden ser recompensados con 10.000 dólares (unos 8.640 euros) por iniciar casos que lleguen a juicio. Esto ha llevado a que la norma sea denunciada por incitar a la gente a actuar como vigilantes o cazarrecompensas. La SB8 se espera que termine en manos del Supremo, donde los conservadores tienen una mayoría de 6-3.

Planned Parenthood, la mayor organización del país de servicios de salud reproductiva, condenó este sábado el fallo de dicha corte de apelaciones al considerar que la reinstalación de la 'ley de Texas' «ignora una vez más medio siglo de precedentes que protegen el derecho constitucional al aborto».

En la misma línea, Brigitte Amiri, abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, lamentó que «esta es una orden alarmante que prohibirá las interrupciones en un momento en que los proveedores de servicios de aborto estaban comenzando a reanudar la atención para todas las pacientes».