Donald Trump, durante un mitin en Arizona. / AFP

El Supremo desbloquea los papeles de Trump durante la insurrección del Capitolio

Los Archivos Nacionales entregarán al comité más de 700 documentos que pondrán fecha y hora a las llamadas de teléfono del expresidente, las visitas que recibió y hasta las notas que escribió su jefe de gabinete

MERCEDES GALLEGO Corresponsal en Nueva York

El Tribunal Supremo de EE UU ha puesto fin al camino legal que seguían Donald Trump y sus asesores para no cooperar con el comité bipartidista del Congreso que investiga su papel en la insurrección del 6 de enero. Sin duda el ex presidente los habrá llamado traidores, porque él mismo había nombrado a tres de los ocho jueces que han votado en contra de escuchar sus argumentos legales sobre el privilegio ejecutivo del cargo. De hecho, solo el juez Clarence Thomas, el recalcitrante conservador afroamericano nombrado por George H. Bush en 1991, estaba interesado en apoyar la resistencia de los «patriotas» de Trump.

Como resultado, los Archivos Nacionales entregarán al comité más de 700 documentos que pondrán fecha y hora a las llamadas de teléfono del expresidente, las visitas que recibió y hasta las notas que escribió su jefe de gabinete Mark Meadows el día en que las turbas tomaron el Capitolio para impedir la certificación de su derrota electoral. Eso también dilapida los argumentos de los asesores que se han negado declarar.

Este jueves se supo que el comité también ha llamado a declarar «voluntariamente» a la hija predilecta de Trump, a la que hace preguntas muy concretas. Los legisladores creen que Ivanka Trump estaba presente en el Despacho Oval cuando su padre intentó convencer al vicepresidente Mike Pence para que no presidiera la sesión del Congreso en la que se iban a certificar los resultados electorales. Trump estalló en cólera ante su resistencia y lo tachó de cobarde y traidor. «Mike Pence es un buen hombre», le habría defendido Ivanka Trump. Horas después, sus seguidores le buscarían por los pasillos del Capitolio al grito de «¡Colgad a Mike Pence!».