La Policía en la escena del incidente / reuters

Protestas en Ohio tras abatir la policía a una adolescente de 16 años

Minutos antes del veredicto de George Floyd, un agente de la ciudad de Columbus mató a una joven durante una reyerta

MERCEDES GALLEGO Nueva York

No todo el mundo se desinfló este miércoles ante la noticia de que Derek Chauvin había sido declarado culpable de los tres cargos de homicidio que enfrentaba por la muerte de George Floyd. En Nueva York, los policías que habían parapetado las comisarías se relajaron tras las vallas de protección y los manifestantes que habían acudido a Unión Square convirtieron la protesta en una fiesta. Pero en Columbus (Ohio) no pudieron permitirse un suspiro de alivio.

Minutos antes de que se anunciara el veredicto, otro agente de Columbus abatía a tiros a una afroamericana de 16 años, Ma'Khia Bryant. No le llevó ni cinco segundos descargar su arma desde el momento en que salió del coche. Respondía a la llamada de una pelea callejera en la que una chica amenazaba a otra con un cuchillo. Pero quien llamó a la policía fue Ma'Khia, que aparentemente acababa de arrebatar el cuchillo a la cuando llegó la patrulla. «¡Tío! No tenías que dispararle, ¡solo era una niña!», se oye lamentar a un joven en la escena.

Los estudiantes de Columbus que habían preparado pancartas para protestar por la posible exoneración de Chauvin salieron a desgañitarse como si la sentencia de Floyd no significase nada.