magen del momento previo a la tragedia en la que un policía dispara con la Taser a un inmigrante congolés de 26 años. / AFP/Vídeo: Atlas

Un policía de EE UU mata a un inmigrante tras una infracción de tráfico

Tras una persecución el agente incautó un Taser al ciudadano congolés y le pegó un tiro en la nuca cuando ya estaba paralizado boca abajo en el suelo

CAROLINE CONEJERO Nueva York

La publicación de unos vídeos sobre una simple detención por una infracción de tráfico de un inmigrante congolés en Michigan que terminó en tragedia ha conmocionado a la población afroamericana abriendo de nuevo el trauma del abuso policial en EE UU. Citando la necesidad de transparencia, el jefe de Policía Eric Winstrom hizo públicos cuatro vídeos, uno grabado por el pasajero en el automóvil de la víctima Patrick Lyoya, que muestran toda la secuencia de la muerte del inmigrante de 26 años, a manos de un agente blanco el 4 de abril.

Las imágenes muestran a Lyoya huyendo del oficial que lo detuvo por conducir con una matrícula irregular que no pertenecía al vehículo. Tras una corta persecución a pie siguió un forcejeo para incautar un arma de electrochoque que portaba Lyoya, que terminó en un disparo tipo ejecución en la nuca del inmigrante cuando ya estaba paralizado boca abajo en el suelo.

El jefe de Policía describió como «tragedia» el homicidio del joven durante la detención de tráfico en Gran Rapids, una ciudad de 200.000 personas, con un 18% de afroamericanos, a unos 240 kilómetros al noroeste de Detroit. Winstrom ha abierto una investigación para determinar las circunstancias que rodearon la muerte del inmigrante en una detención de tráfico que fue tensa desde el principio.

Las imágenes del vídeo muestran a Lyoya abandonando el vehículo antes de que el agente se acercara y le ordenara que regresara, pero no volvió. El policía le preguntó si hablaba inglés y le pidió el permiso de conducir. Acto seguido, Lyoya salió corriendo y el oficial comenzó a perseguirlo. Al alcanzarlo se enzarzaron en un forcejeo que duró unos 90 segundos, en el que el agente le ordenó repetidamente que soltara el Taser y que en un momento le exigió. El vídeo revela que la pistola de electrochoque fue disparada dos veces sin hacer contacto. En los momentos finales, se muestra al agente en ocasiones arrodillado sobre la espalda de Lyoya para someterlo, antes de realizar el disparo en la cabeza.

El oficial, un veterano de siete años, ha sido suspendido con paga temporalmente y no será identificado públicamente a menos que se produzca una imputación penal. La comunidad negra, movilizada en las calles en demanda de justicia, llevó su protesta el martes a una reunión del consejo municipal en la que denunciaron la falta de acción de las autoridades para terminar con la actuación extrajudicial e ilegítima de la Policía.