Una persona se protege de las lluvias previas a la llegada del 'Ida' en una parada de tren de Nueva Orleáns. / AFP

Nueva Orleáns recibe al Ida 16 años después del Katrina

El huracán Nora mata a un menor español en la localidad mexicana de Jalisco

COLPISA/AFP Washington

El potente huracán Ida, de categoría 4 y con vientos de hasta 240 kilómetros por hora, tocó tierra este domingo en Luisiana poco después del mediodía local, exactamente 16 años después de que Katrina devastara esa región del sur de Estados Unidos. «Encuentre el ambiente más seguro de su casa y quédese ahí hasta que la tempestad haya pasado», tuiteó el gobernador del Estado, John Bel Edwards.

Lluvias y vientos fuertes ya se sentían desde la mañana en las desiertas calles de Nueva Orleáns, en una ciudad llena de ventanas tapiadas y casas rodeadas de bolsas de arena a la espera de este huracán, que ha sido catalogado como «extremadamente peligroso». El gobernador dijo que Ida –que sumó fuerza al acercarse a tierra firme por las cálidas aguas del Golfo– sería una de las mayores tormentas en golpear Luisiana desde la década de 1850.

Para el mediodía de este domingo algunas zonas de la localidad de Grand Isle, en una isla barrera ubicada al sur de Nueva Orleáns, ya comenzaban a inundarse por el aumento del nivel de las aguas, según informó la CNN. En medio de advertencias urgentes sobre posibles daños catastróficos, la mayoría de los residentes siguieron las recomendaciones de las autoridades de abandonar la zona. Y un récord de personas saturaron las carreteras de salida de Nueva Orleáns en los días previos.

El huracán ya dejaba sentir sus efectos tierra adentro, con más de 120.000 clientes sin electricidad al mediodía del domingo, según el sitio poweroutage.us. Y el nivel del mar ya estaba más de un metro y medio por encima de su registro habitual en varios lugares, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El gobernador Edwards advirtió que Ida será «una importante prueba» para el sistema de prevención de inundaciones del Estado. Y explicó a la CNN que se estima que cientos de miles de residentes ya evacuaron. La tormenta «trae varias dificultades retadoras para nosotros, con los hospitales tan llenos de pacientes de covid», dijo con preocupación. El estado sureño, con una baja tasa de vacunación, ha estado entre los más golpeados por la pandemia y el sábado registró 2.700 hospitalizaciones.

Funesto aniversario

Este domingo se cumplía, además, el decimosexto aniversario del Katrina, el devastador huracán que inundó el 80% de Nueva Orleáns, dejando 1.800 muertos y miles de millones de dólares en daños. «Es muy doloroso pensar en otra tormenta poderosa con el huracán 'Ida' tocando tierra en ese aniversario», había dicho previamente Edwards.

La Casa Blanca apuntó que agencias federales han desplegado más de 2.000 trabajadores de emergencia en la región –incluidos trece equipos urbanos de búsqueda y rescate– junto a suministros de comida y agua, así como generadores eléctricos. Autoridades locales, la Cruz Roja y otras organizaciones han preparado docenas de refugios para al menos 16.000 personas, añadió la Casa Blanca.

Ida había previamente tocado tierra el viernes por la noche en el oeste de Cuba con categoría 1, dejando algunos daños materiales y cortes de energía, según el diario 'Granma'.

Español muerto

En paralelo, el huracán Nora se encontraba la mañana del domingo «muy cerca» de la costa mexicana del Pacífico, después de impactar el sábado en la noche en el estado de Jalisco, donde dejó daños materiales. Nora, de categoría 1 en una escala de 5, provoca «lluvias fuertes e inundaciones», dijo en su último reporte el NHC.

Tras el paso del ciclón, las autoridades informaron este domingo de que un menor español murió y una mujer está desaparecida. El menor había desaparecido al colapsarse un hotel del turístico Puerto Vallarta donde se encontraba, informó en un comunicado el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro. Tras las operaciones de búsqueda, «el menor ha sido localizado sin vida», agregó. La familia de la víctima del menor vive en Puerto Vallarta desde hace siete años, precisó.

Por otro lado, la Unidad de Protección Civil informó en un comunicado que «los ríos Cuale y El Pitillal se desbordaron, teniendo como consecuencia la desaparición de una mujer que fue arrastrada con su vehículo».

El gobierno de Jalisco reportó este domingo que «se han intensificado las labores de apoyo en los municipios costeros, principalmente en Cihuatlán, en donde alrededor de 500 casas se han visto afectadas por el desbordamiento del arroyo El Pedregal, en San Patricio, Melaque y Villa Obregón». Ante la presencia del meteoro, la secretaría de Marina Armada de México mantiene cerrados los puertos de Mazatlán (Sinaloa), San Blas (Nayarit) y Puerto Vallarta (Jalisco).

El ciclón Nora se degradó a tormenta tropical este domingo a la altura del estado de Sinaloa, y sigue provocando «fuertes lluvias e inundaciones» en el sureste y occidente del país, reportó en su último informe el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC). A las 18H00 GMT del domingo, Nora se localizaba a 135 km de Mazatlán (Sinaloa) y a 300 km de Cabo San Lucas (Baja California Sur). Se desplazaba hacia el noroeste a 20 km/h, con vientos máximos de 110 km/h, detalló el NHC. Continuará moviéndose «en paralelo y muy cerca de la costa de México» durante los siguientes días, apuntó.

El ciclón se convirtió en huracán la madrugada del sábado y tocó tierra como categoría 1 en la escala de Saffir-Simpson (de 5) por la noche en las inmediaciones de Tomatlán, Jalisco.

El fin de semana pasado otro huracán, Grace, impactó en Veracruz (este) como categoría 3 en la escala Saffir-Simpson y provocó la muerte de al menos once personas en ese estado y su vecino, Puebla (centro).

El gobierno de Jalisco reportó este domingo que «se han intensificado las labores de apoyo en los municipios costeros». El meteoro continuará moviéndose «muy cerca y aproximadamente paralelo a la costa de México», añadió el NHC, que no descarta que gire a la derecha «tierra adentro y se disipe al día siguiente más o menos».

El fin de semana pasado otro huracán, Grace, impactó en la mexicana Veracruz (este) como categoría 3 y provocó la muerte de al menos 11 personas en ese estado y su vecino, Puebla (centro).

Los científicos han advertido sobre un aumento en la cantidad de ciclones fuertes a medida que la superficie del océano se calienta debido al cambio climático, lo que representa una amenaza cada vez mayor para las comunidades costeras del mundo.