Muhammad Aziz, de ahora 84 años, durante su juicio de exoneración en la Corte Suprema de Nueva York, en noviembre de 2021. / REUTERS

Indemnizan con 36 millones de dólares a dos exonerados del crimen de Malcolm X

Muhammad Aziz y Khalil Islam, que murió en 2009, fueron condenados injustamente a más de veinte años de prisión

DIANA MARTÍNEZ

Nueva York intenta compensar el «fracaso de la Justicia», como lo calificó la Corte Suprema del Estado en 2021, que conllevó a condenar a más de veinte años de prisión a dos afroamericanos, Muhammad Aziz y Khalil Islam, por el asesinato del activista estadounidense Malcolm X en 1965. Ya en aquel entonces ambos acusados se declararon inocentes, pero la condena siguió adelante. Hace un año se les exoneró y ahora serán indemnizados por el error.

La ciudad de Nueva York está resolviendo las demandas presentadas por Aziz, de 84 años, y la familia de Islam, que falleció en 2009, acordando pagar 26 millones de dólares por las condenas injustas que les llevaron a ambos a pasar décadas entre rejas. Además, el Estado de Nueva York pagará otros 10 millones. En total, ambas familias serán compensadas con 36 millones de dólares (36,4 millones de euros).

«Debemos corregir las injusticias»

«La tragedia del asesinato de Malcolm X se sintió en todo el mundo y se agravó porque condujo a la condena y encarcelamiento de dos jóvenes negros inocentes en Estados Unidos», declaró su abogado, David Shanies. «Esta injusticia ahora se reconoce y se ha dado un modesto paso para corregirla», agregó. Asimismo, el letrado criticó que la «mala conducta de la Policía y los fiscales causa un daño tremendo», por lo que «debemos permanecer atentos para identificar y corregir las injusticias».

En noviembre del pasado ejercicio un juez de Manhattan desestimó ambas condenas después de que los fiscales probaran nuevas pruebas de intimidación de testigos y supresión de pruebas que exculpaban a Aziz e Islam. El entonces fiscal de distrito, Cyrus Vance Jr., se disculpó por las «violaciones graves e inaceptables de la ley y la confianza pública» por parte de las fuerzas del orden.

El Departamento Legal de la Ciudad de Nueva York confirmó la condena errónea y señaló a su vez que el acuerdo financiero «brinda cierta medida de justicia a las personas que pasaron décadas en prisión y cargaron con el estigma de ser falsamente acusados de asesinar a una figura icónica».