Joe Biden. / REUTERS

La frontera sur y el techo de gasto ahogan a la Casa Blanca

Las imágenes de la patrulla fronteriza estadounidense acosando desde sus caballos a migrantes haitianos en la frontera sur han creado estupor en Washington

CAROLINE CONEJERO Nueva York

Las escandalosas imágenes de la patrulla fronteriza estadounidense acosando desde sus caballos a migrantes haitianos en la frontera sur han creado estupor en Washington y acrecentado el delicado momento político que atraviesa la Administración Biden. La torpe gestión del campamento que los acogía ha generado una avalancha de críticas de grupos proinmigrantes, congresistas demócratas, miembros de su equipo como la vicepresidenta, Kamala Harris, e incluso del sindicato de los propios guardias fronterizos.

La Casa Blanca ha condenado las tácticas agresivas utilizadas y ha pedido una investigación interna sobre el asunto. Pero lo que no ha logrado todavía es dar una solución a los problemas sanitarios y de hacinamiento de los cerca de 15.000 haitianos acampados entre Texas y México.

A la Administración Biden, que mantiene los vuelos para devolver a los inmigrantes, se le achaca que mantiene la política de Trump sobre la deportación de inmigrantes durante la pandemia sin darles oportunidad de solicitar asilo, solo eximiendo a los niños no acompañados.

Para echar más lecha al fuego, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ha enviado una flota de vehículos a la frontera para utilizarlos como barricada para frenar a los migrantes.

Crisis legislativa

Mientras, Biden, a quien se le acumulan los problemas, afronta una nueva crisis legislativa tras el desafío republicano de bloquear la subida del techo de la deuda a una semana del plazo final, lo que podría dar lugar al cierre de la Administración.

Los demócratas, que han atado el paquete de la deuda al Presupuesto para forzar el voto republicano, aprobaron el martes en la Cámara de Representantes el proyecto de ley que financiaría el Gobierno hasta principios de diciembre. La bolsa incluye también dotaciones de fondos de emergencia para la recuperación de desastres naturales y la asistencia a los refugiados afganos.

En un delicado duelo de posiciones, los demócratas intuyen una pose de 'farol' de los republicanos ante una deuda contraída por el propio Donald Trump. Su impago perjudicaría a los bancos y aumentaría el interés de futuros préstamos.