Derek Chauvin, en el momento de conocer su condena. / Reuters / Vídeo: E. P.

Condenan a 22 años de cárcel al exagente que mató a Floyd

La pena impuesta a Derek Chauvin por asfixiar al afroamericano es inferior a la petición del fiscal, que solicitaba 30 años de reclusión

IVIA UGALDE

Un suspiro de alivio, entremezclado con un sabor un tanto agridulce, invadió este viernes la sala del tribunal de Minnesota donde se anunció la condena contra Derek Chauvin, el expolicía de Minneapolis que mató a George Floyd. Los casi diez minutos durante los que asfixió con total frialdad al afroamericano en plena calle el 25 de mayo del año pasado y que desataron una histórica movilización antirracista en EE UU le costarán 22 años y medio de prisión. Una pena un tanto insuficiente para la Fiscalía y la familia de la víctima, que habían reclamado 30 y 40 años, respectivamente.

«La sentencia no se basa en la emoción o la simpatía», señaló el juez Peter Cahill en un breve discurso en el que dejó claro que su decisión tampoco se sustentaba «en la opinión pública», sino en la ley y en los hechos específicos del caso. La legislación de Minnesota establecía una sentencia mínima de 12 años y medio de cárcel. Sin embargo, el magistrado ya había identificado antes de su veredicto circunstancias agravantes que apuntaban a una condena mayor.

Cahill consideró que el exagente, encarcelado en un penal de máxima seguridad desde que fue declarado culpable de homicidio por un jurado el pasado 20 de abril, «abusó de su posición de confianza y autoridad». Asimismo, consideró que trató a Floyd con «especial crueldad» frente a menores y «cometió el crimen como grupo con la participación activa de al menos otros tres» uniformados.

La familia de la víctima se había manifestado minutos antes ante el juez para pedirle la «pena máxima» de 40 años de cárcel. «¿Por qué? ¿Qué estaba pensando cuando se arrodilló sobre el cuello de mi hermano sabiendo que él no era una amenaza?», le preguntó su hermano Terrence a Chauvin, que por primera vez rompió su silencio para ofrecer sus «condolencias».

«Cerca de la reconciliación»

A pesar de que el fallo era menor de lo que habían pedido, el abogado de la familia de Floyd, Ben Crump, lo calificó como un paso «histórico». «Lleva a nuestra nación un paso más cerca de la reconciliación al permitir pasar página y al designar a responsables», aseguró. El presidente de EE UU, Joe Biden, también reaccionó de inmediato al afirmar que la sentencia «parecía ser apropiada», si bien reconoció que no sabía los detalles.

El abogado de Chauvin, Eric Nelson, había solicitado una pena reducida al tiempo ya cumplido por su cliente al considerar que éste siguió los procedimientos vigentes y que la muerte de Floyd se debió a problemas de salud agravados por el consumo de drogas. Con la sentencia se da por sentado que planteará una apelación tras alegar hace tres meses que al exoficial se le privó de un juicio justo.

El caso, de ningún modo, acaba aquí. Los tres excolegas de Chauvin serán juzgados en marzo del año que viene por cargos de complicidad en homicidio por la Justicia de Minnesota. Los cuatro también enfrentan delitos federales por violar los derechos constitucionales de Floyd.