El republicano Donald Trump anunció la semana pasada su intención de volver a la Presidencia de Estados Unidos. / REUTERS

Denuncian a Donald Trump por una agresión sexual cometida en los 90

La víctima presentó otra demanda contra el magnate por difamación en 2019

T. NIEVA

Al expresidente de Estados Unidos Donald Trump se le acumulan las demandas después de que este jueves la periodista Elizabeth Jean Carroll le haya denunciado por agresión por un hecho en la década de los 90 que tuvo lugar en los probadores de una tienda de Nueva York en la que, según la denunciante, el magnate abusó sexualmente de ella. La demanda ha sido presentada el mismo día en el que se pone en vigor en Nueva York una ley que deja sin efecto el plazo de prescripción de un año para denunciar por este tipo de delitos de carácter sexual.

No es la primera demanda que Carroll presenta contra el magnate, puesto que ya hay una pendiente desde 2019 en un tribunal de Manhattan en la que le acusa de difamación, después de que el exmandatario no solo negara los hechos de la supuesta agresión sexual, sino que además intentara ridiculizarla. Por esta demanda de difamación Trump ya declaró en octubre aseverando que no es más que «una caza de brujas» en su contra, así como una estrategia publicitaria de Carroll para vender más ejemplares de su libro '¿Para qué necesitamos a los hombres?', en el que relata aquel episodio.

En esta ocasión, la demanda incluye una nueva por difamación después de que Trump insistiera el más pasado tras prestar declaración bajo juramento en redes sociales que Carroll «no está diciendo la verdad» y que esa supuesta agresión sexual nunca se produjo porque «esta mujer no es mi tipo». Sin embargo, la denuncia de Carroll sostiene que hace aproximadamente 27 años unas bromas entre ella y Trump sobre probarse lencería cuando coincidieron en unos grandes almacenes de lujo en la Quinta Avenida de Nueva York «dieron un oscuro giro» cuando él «la forzó contra la pared del probador, la inmovilizó y la violó».

«Oscuro giro»

Trump ha logrado retrasar en varias ocasiones la denuncia por difamación gracias a su paso por la Casa Blanca, ya que alegaba que el presidente de Estados Unidos no puede ser demandando en el ejercicio de sus funciones si los hechos tienen que ver con su cargo. En septiembre, un tribunal federal de apelaciones falló parcialmente a favor de él al dictaminar que estaba bajo amparo legal. No obstante, ese mismo tribunal solicitó a su instancia superior, la corte del Distrito de Columbia, que decidiera si aquellos comentarios estaban protegidos. Ahora, la nueva demanda de Carroll está basada en las declaraciones, similares a las de entonces, de hace un mes en sus redes sociales, por lo que no podría acogerse a este amparo legal al no ser ya presidente del país.

Esta nuevo revés se suma a la amplia lista de problemas legales a los que se enfrenta Trump mientras intenta llegar de nuevo a la Casa Blanca. Por delante tiene una investigación sobre el mal uso de documentación confidencial, otra sobre presiones en Georgia para que encontraran pruebas que avalaran sus teorías de amaño electoral, la de fraude fiscal en la Organización Trump y el caso sobre su responsabilidad en la insurrección del 6 de enero en el Capitolio.