La nueva magistrada del Tribunal Supremo de EE. UU., Ketanki Brown Jackson, jura su cargo este jueves / efe

Jura su cargo la primera mujer afroamericana en el Tribunal Supremo de EE UU

El nombramiento de Ketanji Brown Jackson, que acaba con 233 años de mayoría de hombres blancos en la Corte, «representa un profundo paso para todas las jóvenes negras»

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

Ketanji Brown Jackson juró este jueves su cargo como nuevo miembro del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Se trata de la primera mujer afroamericana en hacerlo. Su nombramiento, además, rompe por primera vez en 233 años la mayoría que ostentaban los hombres blancos en el tribunal. En todo caso, su llegada no altera la composición ideológica de la Corte Suprema, herencia de la Administración Trump: continuará habiendo 6 magistrados de corte conservador frente a 3 progresistas, entre los que se cuenta la propia Jackson.

La nueva magistrada, de 51 años, ha sustituido a quien fuera su superior, el también juez liberal Stephen Breyer, que se ha jubilado a sus 83 años. Jackson será la sexta mujer y la tercera persona negra que ostenta el cargo después de que el Senado validase su nombramiento en abril, en una votación que se saldó con 53 apoyos -los 50 demócratas y tres republicanos- frente a 47 votos en contra. Es el primer nombramiento que realiza Joe Biden desde que asumió la presidencia, en enero de 2021.

«Han hecho falta 232 años y 115 nombramientos previos, pero lo hemos conseguido», ha declarado Jackson tras su confirmación. «Nuestros hijos me cuentan que ahora mismo tienen más claro que nunca que cualquier cosa es posible», ha añadido, en comentarios recogidos por ABC News.

El «histórico juramento» de la nueva jueza «representa un profundo paso adelante para nuestra nación, para todas las jóvenes negras que ahora se ven reflejadas en nuestro más alto tribunal, y para todos nosotros como estadounidenses», afirmó el presidente. Biden no escatimó elogios para la flamante magistrada. «La Corte Suprema acaba de ganar una colega con un intelecto de clase mundial, el temperamento digno que el pueblo estadounidense espera de un juez, y las credenciales más fuertes imaginables», agregó, en un comunicado hecho público el jueves.

Jackson nació en Washington D. C. y creció en Miami. Se graduó en la Universidad de Harvard, alma máter del juez Breyer, a quien ahora sustituye. Comenzó a trabajar para él en la Corte Suprema en el curso 1999-2000.

Fuerte polarización

Jackson llega al más alto tribunal del país en un momento de extrema polarización y en medio de una gran polémica por algunas de las últimas decisiones adoptadas por los magistrados. Por ejemplo, el fallo que dejó de considerar el aborto como un derecho garantizado por la Constitución, lo que abre la puerta a que cada Estado lo regule de manera distinta, e incluso lo prohíba; la ampliación del derecho de civiles a portar armas; o la limitación al Gobierno para frenar los gases de efecto invernadero.

Desde esa perspectiva, la jefa de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes (Baja) del Congreso, celebró que «en medio del cruel ataque de este tribunal a la salud, la libertad y la seguridad de los estadounidenses, ella será una fuerza muy necesaria para la igualdad de todos ante la justicia».