El presidente estadounidense, Joe Biden, en un acto celebrado el lunes en la ciudad californiana de Long Beach. / Reuters

Biden quiere gravar a los ricos para financiar el gasto social

Los demócratas aspiran a aumentar la presión impositiva a los ingresos más elevados y a las corporaciones, aunque ven difícil que las grandes fortunas paguen más

CAROLINE CONEJERO Nueva York

El espléndido vestido blanco de la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez causó sensación en la pasarela de moda de la Gala del Met el lunes por la noche, más que por el diseño por la pintada en rojo que lucía en la espalda: 'Gravar a los ricos'. La congresista hispana de Nueva York aprovechó así la enorme plataforma mediática para anunciar la última propuesta de la agenda legislativa de los demócratas en el Congreso. Y si el medio es el mensaje, el lema de subir los impuestos a los ingresos más altos parecía más digerible como consigna de moda en las esferas de la alta costura que en los pasillos del Congreso.

El nuevo plan de los demócratas de la Cámara de Representantes aspira a aumentar la presión impositiva a quienes más cobran y las grandes corporaciones en más de 2.000 millones de dólares como medio para financiar la política expansiva de gasto social y el paquete de cambio climático de la Administración Biden.

El plan presentado el lunes por el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, aunque ambicioso, deja sin embargo intactas en gran medida las ganancias de riqueza y las herencias. Tampoco cierra por completo las ominosas lagunas de la ley actual explotadas para evadir impuestos. Con ello deja indemnes a las grandes fortunas y se centra sólo en los altos ingresos, con el calculado objetivo de que paguen más los meramente ricos, no así los multimillonarios.

Defraudados

La propuesta, aunque sustancial en su alcance, ha defraudado a muchos reformadores al no incluir los cambios necesarios para que afecte a magnates como Jeff Bezos y Elon Musk. Dado que los superricos obtienen ingresos por nómina relativamente bajos, como es el caso del salario de Bezos de Amazon que en 2020 era de 81.840 dólares, la propuesta de sobretasa en las ganancias de capital tendría muy poco impacto en las grandes fortunas que reciben la mayor parte de sus compensaciones en forma de acciones, bonos, bienes raíces y otros activos que crecen en gran medida libres de impuestos.

A falta de una sólida mayoría en el Congreso, los demócratas parecen haber optado por el «denominador común más audaz», en palabras del representante Dan Kildee, de Michigan, miembro del comité que trabaja en la propuesta de ley. Anticipando el bloqueo republicano, han preferido el pragmatismo de lo 'que es posible' con una ley moderada para evitar otra «noble derrota» que un plan más progresista les granjearía.

Con ello, la propuesta de ley se centra en las formas tradicionales de obtener financiación, estableciendo un incremento de las tasas impositivas sobre los ingresos en lugar de apuntar a la riqueza en sí.