El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. / Efe

La conversación entre Putin y Biden endurece la postura rusa

El titular de Exteriores, Serguéi Lavrov, recuerda que Moscú no permitirá laincorporación de Ucraniaa la OTAN y tomará medidas para «eliminar amenazas de seguridad»

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal en Moscú

A juzgar por el tono de la entrevista con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que el viernes difundió la agencia rusa RIA-Nóvosti, la conversación telemática que mantuvieron el jueves los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladímir Putin y Joe Biden, no ha debido de ser muy del agrado de Moscú. Las respuestas de Lavrov durante la entrevista denotan una clara desconfianza hacia EE UU y la OTAN.

El jefe de la diplomacia rusa habló en primer lugar de las «garantías de seguridad» que su país exige a Washington y a la Alianza Atlántica para poner fin a las tensiones en torno a Ucrania: rechazo absoluto a que Kiev se integre en la OTAN, reducción del aparato militar aliado en los países del Este y prohibir el despliegue de misiles de alcance medio y armas nucleares en Europa.

El contenido de este «paquete» de medidas, según el Kremlin, fue la cuestión principal que discutieron Putin y Biden el jueves y Lavrov explicó a RIA-Nóvosti que «se trata de excluir cualquier ampliación adicional de la OTAN hacia el este y el despliegue de sistemas de armas que nos amenacen cerca de las fronteras rusas, especialmente desde Ucrania». Según sus palabras, «nuestras propuestas están encaminadas a crear y legalizar un nuevo sistema de acuerdos basado en el principio de indivisibilidad de la seguridad y el rechazo a los intentos de alcanzar la superioridad militar, algo que fue aceptado unánimemente por los líderes de todos los Estados euroatlánticos en la década de los noventa». El ministro ruso subrayó que las garantías «deben ser legalmente vinculantes, ya que nuestros colegas occidentales fallan sistemáticamente en cumplir los compromisos adquiridos».

Protección de Donbass

A renglón seguido, Lavrov advirtió que «si no se da una respuesta constructiva en un tiempo razonable y Occidente continúa con su línea agresiva, Rusia se verá obligada a tomar todas las medidas necesarias para garantizar un equilibrio estratégico y eliminar amenazas inaceptables para nuestra seguridad». Puntualizó también que Rusia «no permitirá» que se entierren sus iniciativas «en discusiones interminables». «En cuanto a los residentes en Donbass, donde viven cientos de miles de ciudadanos de nuestro país, Rusia tomará todas las medidas necesarias para protegerlos», añadió.

En opinión del canciller ruso, «la guerra en Ucrania, que se prolonga ya por octavo año consecutivo, está lejos de finalizar. Las autoridades del país no van a tomar medidas para resolver el conflicto en Donbass sobre la base de los acuerdos de Minsk», cuya redacción definitiva se rubricó en febrero de 2015 en la capital de Bielorrusia. Lavrov acusó además a la OTAN de «incrementar el suministro de armas a Ucrania enviando también allí instructores militares». Según sus palabras, «los Estados miembros de la OTAN están convirtiendo a Ucrania de forma planificada en una plataforma de acción militar contra Rusia, construyendo allí sus bases y utilizando su territorio para realizar maniobras».

Putin y Biden conversaron el jueves cuando ya habían convocado para el 10 enero en Ginebra a sus respectivos representantes para negociar las «garantías de seguridad». El mismo asunto será tratado el día 12 con la OTAN y el 13 con la OSCE. El jefe de la Casa Blanca amenazó otra vez a Rusia con fuertes sanciones si ataca a Ucrania mientras que el jefe del Kremlin le aseguró que más sanciones provocarán la «ruptura definitiva» de las relaciones entre Moscú y Washington.

Zelenski hablará este domingo con la Casa Blanca

Biden se propone informar es domingo al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, de lo hablado con Putin y mostrarle una vez más su apoyo ante la amenaza que supone Rusia. En su discurso de fin de año, Zelenski dijo el viernes que su principal preocupación como jefe del Estado consiste en «poner fin a las hostilidades en Donbass».

Precisamente este sábado, el Ejército ucraniano informó de la muerte de uno de sus soldados en enfrentamientos con los separatistas prorrusos en Donbass. Es la primera violación de la tregua acordada el pasado 22 de diciembre. Hasta ahora, todos los acuerdos de alto el fuego firmados entre Kiev y los rebeldes apoyados por Rusia han fracasado.

Por otro lado, el Gobierno de Kiev anunció ayer la entrada en vigor de una nueva ley que impide a los barcos que navegan bajo bandera rusa la entrada en sus aguas interiores. De acuerdo con el texto de la ley 'Sobre el transporte de navegación interior', «se prohíbe entrar en las vías de navegación interior de Ucrania a las naves que navegan bajo bandera» de Rusia.

La prohibición se aplica también a los barcos que pertenecen a ciudadanos rusos o «agentes económicos registrados en el territorio» de Rusia, o «a personas físicas o jurídicas sujetas a sanciones económicas especiales u otras medidas restrictivas (sanciones) en virtud de la ley ucraniana, informó la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

.