Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 22 de mayo
Kamala Harris ataca a Joe Biden durante uno de los debates demócratas. Reuters

Biden elige a una mujer de origen asiático y jamaicano como vicepresidenta

La senadora Kamala Harris será la número dos del candidato demócrata contra Donald Trump de cara a las elecciones de noviembre en Estados Unidos

mercedes gallego

Corresponsal. Nueva York

Martes, 11 de agosto 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la era del #MeToo y #BlackLivesMatter, la pareja presidencial de un candidato demócrata que aspira a ganarse la base progresista tenía que ser una mujer negra, pero no tan negra como para activar el racismo subyacente que llevan muchos estadounidenses en el subconsciente. La elegida de Joe Biden ha sido la senadora Kamala Harris, de 55 años, hija de una científica de India especializada en cáncer de pecho que emigró a EE UU para estudiar un doctorado en Berkeley y se enamoró allí de un jamaicano, profesor emérito de Económicas.

Otro ejemplo de afroamericana de élite a lo Barack Obama que no representa a la mayor parte de esa minoría pero la contenta lo suficiente, sin que la clase blanca se sienta amenazada. Una opción perfecta para Biden, que define lo que será su presidencia si vence a Donald Trump el 3 de noviembre.

Harris será la segunda mujer en presentarse a vicepresidente por uno de los dos grandes partidos que se alternan la presidencia después de que Sarah Palin fuera candidata a vicepresidenta por el Partido Republicano en 2008 acompañando a John McCain. Anteriormente habría que remontarse hasta 1984, cuando Walter Mondale apostó por Geraldine Ferraro en 1984. La pareja se estrelló estrepitosamente frente a Ronald Reagan, tanto que Mondale sólo ganó su estado natal de Minnesotta y Washington DC.

La senadora californiana, ya aspirante a la vicepresidencia, se ganó el honor en el primer debate presidencial de junio del año pasado, cuando le asestó un golpe en la mandíbula al ahora candidato demócrata al confrontarle con su oposición a la política para acabar con la segregación escolar y el sistema de transportar a niños negros hasta los colegios de acaudalados barrios blancos. «Yo era una de esas niñas», proclamó, tras mostrarse ofendida por los «dolorosos» comentarios en los que el vicepresidente Biden se vanagloriaba de haber trabajado con prominentes senadores racistas.

Ágil y bien preparada, la ex fiscal general de California fue la más dura con Biden durante los debates y se apuntó tantos a su costa, presentándose a los ojos de los demócratas como la mujer que todos querrían ver batiéndose con Trump. Ahora es su coartada de cara a los votantes negros que habrá que movilizar para ganar las elecciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios