El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. / efe

Biden diseña un plan contra Ómicron para preservar la economía

Un programa masivo de reparto de viales pretende impedir el cierre de los centros de trabajo y los colegios

ANJE RIBERA

«Vamos a luchar contra la variante Ómicron con ciencia y velocidad, no con caos y confusión», aseguró este jueves el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al presentar el plan de choque diseñado por su equipo sanitario para combatir la cepa sudafricana, que ya presenta dos casos confirmados en territorio norteamericano. El primero se detectó en California y el segundo en Minnesota.

Su objetivo, según destacó, es conseguir que la economía norteamericana siga funcionando pese a las restricciones que deberán adop­tarse en los centros de trabajo y las escuelas.

Los expertos prevén un repentino aumento de contagios con la llegada del invierno y para intentar reducirlo Biden presentó una nueva estrategia que incluye cientos de puntos de vacunación destinados a las familias, inoculaciones de refuerzo para todos los adultos y los niños entre 5 y 11 años, nuevos requisitos de pruebas para los viajeros internacionales y que las aseguradoras reembolsen la realización de pruebas de coronavirus en los propios hogares a los 150 millones de ciudadanos con seguro privado. Para garantizar el acceso de quienes carecen de cobertura o que solo cuentan con Medicaid, la Administración tiene la intención de distribuir quince millones de pruebas adicionales a los centros de salud comunitarios y a las clínicas rurales.

El programa también incluye una campaña nacional para llegar a los cien millones de estadounidenses que necesitan recibir una dosis de refuerzo. Además de inversión en una fuerte campaña publicitaria, se destinarán a este fin partidas económicas para sufragar los viajes de los ancianos a los lugares de vacunación gracias a la colaboración de la AARP, el grupo de defensa de los estadounidenses mayores.

'Clínicas móviles'

Asimismo la Agencia Federal para Emergencias lanzará lo que la Administración llama 'clínicas de vacunación móviles', que iniciarán su funcionamiento en Washington y Nuevo México con el objetivo de servir de ejemplo al resto de los estados, siempre con la total financiación federal. Biden pidió a los empresarios que proporcionen tiempo libre remunerado para que sus empleados puedan acudir a vacunarse.

Durante los próximos meses también será necesaria la extensión hasta mediados de marzo del uso de mascarillas en aviones, trenes y autobuses, así como en estaciones, terminales y centros de tránsito. Solo seis estados exigen en la actualidad que las personas se protejan en entornos públicos cerrados independientemente de su nivel de vacunación. Tres más requieren cubrirse nariz y boca en interiores a quienes no estén vacunados.

Muchos expertos predicen un aumento repentino de casos en Estados Unidos durante el invierno, independientemente de si la variante Ómicron se propaga con amplitud. El país ha reportado un promedio de más de 80.000 nuevos casos diarios durante las últimas semanas, según la base de datos de 'The New York Times'. Hace seis meses eran aproximadamente 12.000 contagios por jornada.