Biden abraza a una damnificada por el huracán a su llegada a Florida. / afp

Biden acude a Florida para ser testigo de la devastación causada por el huracán 'Ian'

El presidente estadounidense prorroga la declaración de desastre emitida para ofrecer un mes adicional de ayudas y aparca con su visita las rivalidades con el gobernador republicano Ron DeSantis

I. UGALDE

El presidente estadounidense, Joe Biden, aparcó este miércoles las rivalidades políticas con el Partido Republicano, y, en especial, con el gobernador de Florida, Ron DeSantis, para ser testigo junto a él de la devastación causada por el huracán 'Ian' y exhibir una imagen de unidad ante la población afectada. Acompañado por la primera dama, Jill Biden, el jefe de la Casa Blanca puso rumbo desde Washington a Fort Myers, la localidad del suroeste del Estado considerada el epicentro de la catástrofe, y en la que el meteoro tocó tierra el pasado miércoles.

'Ian', el huracán más destructivo y letal en la historia de Florida, ha dejado hasta el momento 76 muertos, según el balance oficial, si bien los medios de comunicación cifran en más de un centenar los fallecidos. Los equipos de rescate continúan entretanto buscando sin descanso supervivientes en barrios sumergidos por el agua mientras cientos de miles de habitantes del Estado seguían todavía este miércoles sin servicio eléctrico.

Para atender de una forma más amplia las necesidades de Florida, Biden decidió -antes de poner rumbo a Fort Myers- prorrogar la declaración de desastre emitida. Esto permitirá ofrecer un mes más de asistencia adicional costeada en su totalidad por el Gobierno federal respecto al decreto anterior del presidente, que autorizaba a liberar estas ayudas durante un periodo de solo 30 días. El dinero se destinará a tareas de desescombro, refugio temporal de damnificados, reparación de viviendas, así como préstamos para cubrir las pérdidas de bienes inmuebles y otras propiedades.

Recorrido en helicóptero

El jefe de la Casa Blanca recorrió ayer la zona en helicóptero antes de reunirse con políticos locales y residentes. «Florida tardará años en reconstruirse totalmente», dijo en un posterior discurso, del que fue testigo DeSantis, una estrella emergente del Partido Republicano que se perfila como candidato a la Presidencia en 2024 y gran crítico del mandatario demócrata.

«Hablarán de lo que hace falta en Florida para llegar a una fase de reconstrucción», había advertido previamente la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. «Habrá muchas oportunidades para debatir las diferencias. Ahora trabajamos como si fuéramos uno», insistió.