Las llamas se elevan sobre los depósitos de petróleo en Matanzas. / Reuters

Cuba combate su peor incendio

El Gobierno identifica a un bombero de 60 años como el primer fallecido del fuego desatado en los depósitos de combustible de Matanzas

ANA BARANDIARÁN

Los equipos de emergencia de Cuba, con apoyo internacional procedente de México y Venezuela, se afanaban este domingo en combatir el grave incendio desatado el viernes por un rayo en el centro de almacenamiento de combustible ubicado en el puerto de Matanzas, que según la empresa petrolera estatal es el mayor nunca registrado en el país. El Gobierno ha confirmado que se había recuperado el primer cadáver, que ha identificado como Juan Carlos Santana, bombero de 60 años de Cienfuegos. Hay otros 16 compañeros desaparecidos y el presidente, Miguel Díaz-Canel, se ha reunido con sus familiares. El Ministerio de Salud Pública ha informado de que 122 personas han resultado heridas, de las que 24 continúan hospitalizadas, cinco en estado crítico y tres graves.

Bomberos, especialistas y sanitarios trabajaban de forma ininterrumpida para controlar las llamas, que habían afectado a dos de los ocho depósitos, de 50.000 metros cúbicos cada uno. Según medios oficiales, el incendio se había acercado a un tercer depósito, aunque los equipos de emergencia lograron rebajar la temperatura. De forma paralela se trataba de evacuar diésel de los tanques, mediante camiones cisterna y un buque de cabotaje, procedente de La Habana.

Díaz-Canel ha expresado «su profunda gratitud a los gobiernos de México, Venezuela, Rusia, Nicaragua, Argentina y Chile por la prontitud con la que ofrecieron ayuda material solidaria ante esta compleja situación». También ha agradecido «el ofrecimiento de asesoría técnica por parte Estados Unidos».

México y Venezuela han sido los primeros países en mandar sus equipos de especialistas. El equipo procedente del país azteca cuenta con 60 militares y 16 técnicos de la petrolera estatal Pemex, especializados en la gestión de fuegos industriales. Por su parte, del Estado bolivariano han llegado 35 efectivos de la petrolera nacional PDVSA y 20 toneladas de espuma y polvos químicos para combatir el incendio.

Enorme columna de humo negro

El incendio se declaró sobre las 19.00 hora local (23.00 GMT) del viernes, cuando, según las primeras hipótesis, un rayo impactó en la base de depósitos de combustibles y sobrepasó las capacidades del sistema de pararrayos. Esa misma tarde explotó el primer depósito, con unos 25.000 metros cúbicos de petróleo, y sobre las 7.00 hora local (11.00 GMT) del sábado prendió el segundo, con cerca de 52.000 metros cúbicos de fuel oil.

La llamas se llegaron a elevar varias decenas de metros, tiñendo el cielo de Matanzas de rojo, y la enorme columna de humo negro alcanzó la contigua provincia de La Habana, a más de 100 kilómetros de distancia. Ante el «inminente peligro de diseminación de gases tóxicos», el Gobierno local de Matanzas ordenó «la evacuación masiva de las poblaciones más cercanas».

Los dos tanques incendiados servían para alimentar la central termoeléctrica de Antonio Guiteras, lo que avivó el temor a nuevos apagones. El incendio se produce en un momento en que la isla sufre grandes dificultades para atender la demanda.