Los desafíos del nuevo orden mundial tras la nueva OTAN

ATLAS ESPAÑA

De una OTAN en muerte cerebral, tal como se la calificó hace dos años, en la que pocos socios querían rascarse el bolsillo y sobre la que llegó planear la incorporación de Rusia de Putin, a la OTAN que sale de la cumbre de Madrid. Miguel Ángel Benedicto, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, destaca el señalamiento de la amenaza rusa y de la rivalidad sistémica de China. José María Peredo, catedrático de Relaciones Internacionales de la Universidad Europea, cree que lo que la OTAN pretende ahora es vigilar el avance del poder y la influencia china, vital para Rusia. Pero Putin cuenta también con el apoyo de los BRICS. Todos ellos se han puesto de perfil con la invasión de Ucrania, pero han ido de cara en el comercio. La compra ingente de combustible ruso por parte de estas grandes economías emergentes alivia las sanciones de Occidente. Benedicto cree que los rusos aguantarán más las sanciones que los occidentales.