La demolición de una casa a las afueras de Yenín causa disturbios entre israelíes y palestinos