Los colegios de Kiev resisten como pueden a la guerra

ATLAS ESPAÑA

Que sus hijos suspendan o aprueben los exámenes ya no es su principal preocupación.Lo que atemoriza a los padres de Kiev es no volver a verles una vez los dejan en el colegio."Por mucho que confíes en los profesores, entiendes que no tienes el control de la situación y surgen las preocupaciones".Explica el padre de Dariia, una niña de cuarto de primaria, cuyo deseo es que los refugios antiaéreos sean un poco más grandes."Todos los niños estamos en un espacio reducido y no puedo escuchar nada".Su padre le interrumpe para preguntarle si le gustaría que los refugios antiaéreos no fuesen necesarios.A lo que ella responde: "Yo también desearía que no hubiese guerra alguna".Pero la posibilidad de un ataque sigue estando ahí, por lo que cada vez que suenas las sirenas aéreas, tanto profesores como estudiantes deben refugiarse hasta que el peligro desaparezca y puedan continuar con la lección.