Boris Johnson, primer ministro británico, y su prometida Carrie Symonds. / AFP

Boris Johnson, investigado de nuevo en el Parlamento por donaciones turbias

El 'premier' registró como prestación en especie un hospedaje de 20.000 euros en el Caribe durante las navidades de 2019

COLPISA/AFP Londres

De la reforma de la residencia oficial a las vacaciones en el Caribe. El primer ministro británico, Boris Johnson, afronta otra investigación sobre quién costea sus gastos personales. La última pesquisa formal se desveló este lunes, pero la presunta infracción se remonta a navidades de 2019, cuando el mandatario conservador y su prometida, Carrie Symonds, estuvieron de vacaciones en las islas de San Vicente y las Granadinas. Fue una escapada de 10 días, hasta el 5 de enero, que puso la guinda al rotundo triunfo electoral que cosechó en las legislativas de ese diciembre con el lema 'Ejecutemos el Brexit'.

La comisaria en estándares parlamentarios, Katryn Stone, confirmó este lunes que investiga al jefe del Gobierno de Reino Unido por una posible violación del código de conducta. Ya avisó días atrás de su intención de dar a conocer los nombres de los diputados bajo sospecha, algo que estuvo prohibido en los tres últimos años. «Creo que este paso alentará una mayor confianza en el sistema», defendió.

Johnson anotó a tiempo su viaje navideño en el registro de intereses del Parlamento. Señaló que había aceptado, como prestación en especie, «hospedaje valorado en 15.000 libras (cerca de 20.000 euros) para unas vacaciones privadas» con su pareja, en el Caribe. E identificó como benefactor a David Ross, donante conservador y cofundador de la compañía de telefonía móvil, Carphone Warehouse.

Un portavoz de Ross negó que la pareja se hubiera instalado en una villa propiedad de su jefe. Será un «error», explicó al 'Daily Mail', según publicó el diario en 2020. La oficina de Ross rectificó la historia en cuanto saltó el escándalo y afirmó que había «facilitado» una vivienda al primer ministro.

«Beneficio en especie»

«El señor Ross facilitó alojamiento al señor Johnson en Mustique valorado en 15.000 libras. Por tanto, fue un beneficio en especie del señor Ross», reiteró este lunes su portavoz. Las aclaraciones no impidieron a la comisionada abrir la investigación a Johnson. Stone revisa si el 'premier' rellenó el registro «concienzudamente» y si fue «transparente y franco» en la información proporcionada.

Johnson ha sido amonestado en al menos dos ocasiones por infracciones en el registro de intereses profesionales o financieros. La comisionada concluyó, en la primavera de 2019, que el ahora primer ministro tenía una «actitud super informal a la hora de obedecer las normas de la Cámara», además de reprochar la «ausencia de una organización efectiva en su oficina». El exalcalde de Londres e instigador del Brexit se disculpó entonces del embrollo, pero una nueva falta podría castigarse con su expulsión temporal de los Comunes.

El primer ministro encara investigaciones paralelas -una externa de la comisión electoral y un par del aparato administrativo gubernamental- sobre la reforma de su piso oficial en Downing Street. Su oficina reitera que las obras las ha costeado de su propio bolsillo, pero nadie confirma quién pagó inicialmente las facturas de una lujosa decoración estimada por encima de los 100.000 euros.