efe

Pionyang encara con dos misiles las sanciones de EE UU

Corea del Norte lanza nuevos proyectiles de corto alcance por tercera vez en poco más de una semana, un acto que «no supone una amenaza» para Washington

DIANA MARTÍNEZ

Nada obstaculiza el poder militar de Corea del Norte. O eso es lo que pretende demostrar su líder, Kim Jong Un, que saca pecho ante las amenazas en forma de sanciones económicas impuestas por Estados Unidos ante las recientes muestras de dominio. Y es que, por tercera vez en poco más de una semana, Pyonyang ha lanzado dos nuevos misiles al mar del Este. En esta ocasión, los dispositivos han sido de corto alcance.

Los proyectiles, que volaron unos 430 kilómetros antes de hacer impacto, fueron lanzados este viernes desde la localidad de Uiju, en la provincia de Pyongan del Norte, cerca de la frontera con China. El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur señaló que los misiles alcanzaron una velocidad máxima de Mach 6, esto es, seis veces la velocidad del sonido. Por lo visto, Pyonyang «disparó los misiles contra objetivos fijados en una seria de lanzamientos de prueba para mejorar la precisión de los proyectiles de corto alcance que posee», agregaron las mismas fuentes.

«Derecho legítimo»

Seúl lamentó los hechos y apuntó que estos disparos «no ayudan a estabilizar» la situación en la península. El Mando Indo-Pacífico de EE UU recalcó que aunque «no supone una amenaza inmediata para el personal o el territorio estadounidense o para nuestros aliados, el lanzamiento del misil subraya el impacto desestabilizador del programa ilegal de armas de Corea del Norte».

Tras las sanciones que anunció Washington, desde el régimen de Kim Jong Un advirtieron que el gigante americano «habla de diplomacia y diálogo pero recurre a la política de aislarnos y asfixiarnos». Pyonyang defendió que «el aumento de la capacidad de defensa nacional es un derecho legítimo de un Estado soberano».