Un grupo de personas protestan en las calles de Londres por la muerte de la joven kurda Mahsa Amini. / REUTERS

Las protestas contra el uso obligatorio del velo superan las fronteras de Irán

La ira por la muerte de la joven kurda Mahsa Amini ha llegado a París, Londres, Madrid, Estambul o Kabul

MIKEL AYESTARAN

Las protestas que vive Irán desde hace dos semanas se han extendido al exterior del país, donde las concentraciones se suceden a las puertas de las embajadas de la república islámica. La ira por la muerte de la joven kurda Mahsa Amini a manos de la Policía de la Moral no tiene fronteras y la solidaridad con las iraníes que protestan contra el uso obligatorio del velo han llegado a París, Londres, Madrid, Estambul o Kabul.

En la capital afgana un grupo de 25 mujeres desafió a las fuerzas de seguridad de los talibanes y se reunieron a las puertas de la legación iraní al grito de «mujer, vida y libertad», el eslogan principal de las movilizaciones en la república islámica. Pasados unos minutos, los islamistas dispersaron a las manifestantes disparando al aire, como hacen cada vez que hay una manifestación de mujeres en Kabul.

Aviso a celebridades

Con el paso de los días crece la presión de las autoridades en las calles y contra las figuras públicas que se han posicionado a favor de las revueltas a quienes advirtió que «tomaremos acciones contra los famosos que soplaron las brasas de los disturbios», en palabras del gobernador provincial de Teherán, Mohsen Mansouri.

Esta amenaza tuvo un efecto inmediato y el futbolista Sardar Azmoun, delantero del Bayern Leverkusen y de la selección nacional, pidió disculpas a sus compañeros por su posicionamiento en redes sociales a favor de la revuelta. El fútbol preocupa a las autoridades y por ello decidieron que hasta que la situación se calme los partidos de la primera división de Irán se jugarán a puerta cerrada.

En el mundo del arte, el cantante Shervin Hajipour, cuyo tema sobre las protestas se viralizó a través de Instagram, decidió eliminar la canción de su perfil.