Los servicios de emergencia atienden a los heridos en el ataque. / EFE

Un hombre disfrazado de Joker hiere a 17 personas en el metro de Tokio

El atacante, que ha sido detenido, prendió fuego a uno de los vagones del convoy

EP

Al menos 17 personas han resultado heridas en un ataque con cuchillo perpetrado por un individuo en un vagón de tren en la capital de Japón, Tokio, al que después ha prendido fuego, según han informado fuentes policiales a la agencia oficial de noticias japonesa Kyodo. El atacante ha acuchillado a uno de los pasajeros, un hombre de 70 años que se encuentra hospitalizado con pronóstico grave tras haber sido apuñalado en el pecho. Después esparció un líquido inflamable y prendió fuego. La mayor parte de los heridos parecen haber sido afectados por la inhalación de gases tóxicos y son de carácter leve.

El sucesos se produjo en torno a las 20.00 horas del domingo, cuando multitud de personas se dirigían al centro de la ciudad para celebrar Halloween. El ataque provocó el pánico del pasaje y los vídeos difundidos en redes sociales muestran a la gente saliendo por las ventanillas de emergencia apresuradamente después de que el tren parara en la estación de Kokuryo y las puertas no se abrieran de inmediato.

La Policía ha confirmado después la detención de un hombre de 24 años identificado como Kyota Hattori armado con un cuchillo que pareció esparcir gasolina por el vagón antes de prenderle fuego. De acuerdo con los testigos, el hombre vestía un traje de color morado con camisa verde, parecido al empleado por el Joker, conocido villano de ficción. El joven fue detenido sin oponer resistencia, según las autoridades y ha explicado que «quería matar a gente y ser condado a muerte». Por eso quería matar a dos o más personas. Además ha confesado haber esparcido líquido de recarga de mechero para provocar el incendio.

Uno de los pasajeros ha relatado que vio el cuchillo ensangrentado y pensó que se trataba de un disfraz de Halloween. Otro ha explicado que pudo ver a una mujer «llorando y temblando». «Creía que iba a morir», ha explicado, ya que le recordaba el ataque con gas sarín perpetrado en el metro de Tokio en 1995 por la secta Verdad Suprema (Aum Shinrikyo) en el que murieron 14 personas y 6.000 resultaron afectadas.