Un vuelo descarga el equipaje en el aeropuerto de Pekín. / Reuters

El consumo durante la semana dorada de China cae un 40%

Con las fronteras cerradas 'de facto' debido a las dos o tres semanas de cuarentena obligatoria, las posibilidades de hacer turismo en el extranjero son casi nulas

ZIGOR ALDAMA

Sin apenas casos de coronavirus, y con la excepción de los pequeños brotes que esporádicamente se detectan y atajan aquí y allá, hace ya año y medio que los ciudadanos chinos pueden hacer vida normal. Eso sí, con las fronteras cerradas 'de facto' debido a las dos o tres semanas de cuarentena obligatoria, las posibilidades de hacer turismo en el extranjero son casi nulas. Por eso, el sector esperaba que la 'semana dorada' del 1 de octubre -Día Nacional- dejase suculentos ingresos. De hecho, el diario oficialista Global Times vaticinó que se harían 650 millones de viajes y que el consumo se acercaría a los niveles de 2019.

Pero no ha sido así: el número de viajes se ha quedado en 515 millones, un 30% menos que en el mismo período de 2019 y un 1,5% por debajo incluso de 2020, y el consumo se ha reducido diez puntos más, hasta los 389.000 millones de yuanes (51.800 millones de euros). Los viajes por carretera son los que más han caído -34%-, seguidos de los trayectos en avión -26,9%- y en tren -19,3%-.

Son datos tan negativos como inesperados. Los analistas creen que es el resultado de una combinación del difícil entorno económico -marcado por una mayor incertidumbre y retribuciones estancadas- y del impacto psicológico de la pandemia. «El turismo es un gasto opcional. Por eso, cuando la economía está bajo presión, la gente con rentas bajas gasta mucho menos», explicó Zhou Mingqi, especialista en turismo, al diario South China Morning Post. En general, los chinos han optado por viajes cortos o por quedarse en casa, algo que sí se ha notado positivamente en la taquilla de los cines, donde se han dejado 566 millones de euros.