Los servicios de rescate actuando en la zona donde se ha estrellado el avión. / AFP

Un avión con 132 personas cae desde 8.000 metros en el suroeste de China

La aerolínea ha rendido honor a los «muertos» del desastre, aunque las autoridades no han reportado víctimas ni motivos del accidente. Entre los pasajeros había dos ciudadanos con pasaporte español

DIANA MARTÍNEZ

La tragedia azota al gigante asiático. Un avión de la aerolínea China Eastern, con 132 personas a bordo, sufrió este lunes un accidente con una brutal caída de unos 8.000 metros, lo que podría resultar el siniestro aéreo más mortífero en este país desde 1994, en el que murieron 160 pasajeros. La aerolínea rindió «homenaje» a los «muertos» del desastre en un comunicado, aunque por el momento las autoridades no han reportado víctimas del suceso, pero todo apunta a que es poco probable que haya quedado alguien con vida.

El vuelo MU5735 había despegado a las 13:10 (hora local) desde la ciudad meridional de Kunming y debería haber aterrizado a las 14:52 en Cantón, pero a medio camino la nave sufrió un percance todavía por esclarecer y se precipitó en el interior de la provincia de Guangxi, cerca de Wuzhou, donde generó un incendio forestal. Las autoridades locales no ofrecieron indicios acerca de los motivos del accidente. Por medio de un comunicado oficial, la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) confirmó que a bordo iban 123 pasajeros y nueve miembros de la tripulación. Entre los viajeros habría dos ciudadanos españoles y otro de nacionalidad canadiense, informaron.

Al lugar se desplazó un equipo de investigación que intenta determinar las causas del siniestro. También hay una veintena de camiones de bomberos y cerca de 600 trabajadores participando en las labores de rescate y extinción del fuego. De hecho, dada la complicada orografía de la zona, tuvieron que cubrir a pie el último tramo hasta alcanzar el escenario del desastre.

El presidente chino, Xi Jinping, ordenó incrementar los esfuerzos de búsqueda y se mostró «conmocionado» ante lo ocurrido. De esa manera, hizo hincapié en la necesidad de que se adopten medidas rápidas para determinar las causas del accidente, así como de reforzar la seguridad en el sector de la aviación civil para garantizar que se proteja la vida de los pasajeros. Por su parte, el primer ministro chino, Li Keqiang, pidió que se realicen esfuerzos para apoyar a las familias de las víctimas y reclamó que se publique información precisa para mantener informados a los allegados de los afectados.

El Boeing 737 «perdió el contacto cuando sobrevolaba la ciudad de Wuzhou», según un comunicado de la Administración de Aviación Civil de China. «En este momento, se confirma que el vuelo se ha estrellado», afirmó la entidad. Cabe destacar que el rastreador de vuelos FlightRadar24 muestra cómo el avión cayó bruscamente desde una altitud de 8.000 metros hasta 1.000 en tres minutos.

En redes sociales chinas circulaban imágenes tomadas en el lugar de los hechos. En varios vídeos podía verse una zona devastada entre una colina repleta de vegetación, tomada por las llamas y una densa humareda. Imágenes en zonas colindantes muestran restos del fuselaje. Las cámaras de seguridad de una mina cercana capturaron lo que parece un fragmento del avión, de grandes dimensiones, cayendo en vertical.

Fuera de circulación

El avión accidentado era un Boeing 737-800. Una versión posterior de esta, el Boeing 737-MAX, fue retirado temporalmente de la circulación entre marzo de 2019 y diciembre de 2020 después de que 346 personas fallecieran en dos accidentes: uno en Indonesia en octubre de 2018 y otro en marzo de 2019 en Etiopía. Debido al desastre, todos los vuelos de la aerolínea China Eastern operados con un Boeing 737-800 se han paralizado hasta nuevo aviso.

El último siniestro aéreo en China se remonta a 2010, cuando una nave se precipitó sobre Yichun, en la provincia septentrional de Heilongjiang, incidente que acabó con la vida de 44 de los 96 pasajeros.

Desde Estados Unidos, Boeing, fabricante del aparato, señaló que estaba tratando de «reunir más información» al respecto. Mientras, sus acciones en Wall Street sufrieron un batacazo. Tras el siniestro, cayeron un 5,6%, cotizadas a 182,06 dólares a mitad de jornada, en la mayor bajada de las empresas componentes del Dow Jones.

Temas

China