Un artista británico pinta su casa entera de garabatos